Missile Command (1980) Vs Missile Command Recharged (2020)

Portada2

Hace ya 40 años Atari produjo una recreativa adictiva como pocas. David Theurer, creador de Tempest, imaginó un juego en el que hay que proteger seis ciudades de los ataques de misiles.

Había leído sobre el juego en “1000 juegos que tienes que jugar antes de morir” y decía que muy bueno pero que había envejecido regular. 

El caso es que yo nunca tuve una Atari y jugué alguno de sus arcades, muy pocos, y este concretamente no. Hasta ahora y por partida doble.

Sin embargo hace unas semanas hubo una oferta fantástica del Atari Vault, la recopilación de 100 juegos de Atari que incluye sus juegos de Arcade y de la Atari 2600 por poco más de 1 €. Desde luego me apreció una joya aunque fuera para aumentar mi cultura videojueguil. 

Desde el seminal Pong a Asteroids, Tempest, Sentinel, Breakout, la nuevamente famosa Adventure gracias a Ready Player Now, Crystal Castles y, por supuesto, este Missile Command. Una recopilación increíble con la que he podido probar juegos de los que solamente había leído y que están perfectamente adaptados para jugar con mando teclado o ratón y se incluyen las versiones tanto arcade como de consola. 

Missile Command
La máquina original, con su trackball

Centrándonos en Missile Command, el juego de 1980 es muy sencillo, hay seis ciudades y tres baterías de rayos. Llueven misiles del cielo que intentan destruir las ciudades y con nuestros rayos debemos destruir los misiles antes de que las alcancen. Conforme vamos avanzando, ademas de misiles hay bombas y aviones que disparan más misiles. Controlamos una mirilla, que en la máquina era con un trackball, para apuntar dónde queremos disparar calculando la trayectoria del misil y el tiempo que tarda en llegar nuestro rayo. El juego es infinito, no se puede “ganar” solo acumular puntos. Es frenético y además es alienante, no sabes porqué te atacan ni qué ha sucedido, solo que tienes que defender a esas ciudades o serán destruidas.  

Desktop Screenshot 2020.06.04 - 00.30.44.91

Estas ciudades en un principio iban a ser Eureka , San Francisco , San Luis Obispo , Santa Bárbara , Los Ángeles y San Diego pero al final decidieron eliminar el nombre de las mismas.

El juego mantiene su diversión y dificultad. Sin embargo es cierto que al no tener grandes variaciones a día de hoy se ve un poco limitado.

Desktop Screenshot 2020.06.04 - 00.31.22.54

Sin embargo,  el 27 de Mayo, por sorpresa, sin haber leído nada sobre él en ninguna parte, me llegó un email de Atari contándome el lanzamiento de un nuevo Missile Command.

Es un fantástico Remake que rehace el juego entero manteniendo sus características definitorias y mejorándolo.

En el apartado gráfico del pixelado original no queda nada y se ha pasado a unos gráficos Neón que recuerdan a los de Tron y que habitualmente utiliza Tetsuya Mizuguchi en juegos como Tetris Effect o Lumines o Rez. Además, desde los menús a la interfaz son tan luminosos como minimalistas.  La música es electrónica y de lo más adecuada

Desktop Screenshot 2020.06.04 - 00.33.32.44

La esencia, decíamos, se mantiene, seis ciudades que proteger, una mirilla y tres baterías de misiles. Sigue siendo un juego infinito en el que no se puede ganar pero han resuelto los problemas de que se vuelva repetitivo. 

Mientras jugamos, aparte de los misiles, las bombas y las naves que disparan más misiles, atraviesan la pantalla distintos power ups que, al ser alcanzados, otorgan desde un escudo a las ciudades a acelerar la acción, potenciar las explosiones, eliminar todos los misiles en pantalla, etcétera, lo que da mucha variedad a la acción.

Desktop Screenshot 2020.06.04 - 00.34.12.86

Cuando todas las ciudades han sido destruidas, igual que antes, te da una puntuación pero, además, esa puntuación sirve para que la inviertas en aumentar la velocidad, o el poder de las disparos, o acelerar la reconstrucción de las ciudades o aumentar la recarga de las baterías para que la próxima vez que salgas a defender tus ciudades vayas mejor preparado.

El resultado es un juego increíblemente adictivo, de los de “solo una pantalla más” y se come las horas. Sigue siendo igual de sencillo y directo pero la mejora del remake es fantástica y potencia enormemente la jugabilidad. 

Un juego realmente genial, digno sucesor de un arcade que es historia de los videojuegos y que recomiendo por lo divertido que es. Jugabilidad pura. Está en Steam y en Epic Games Store por apenas 2,39 €