Las nuevas series: Ash Vs. Evil Dead

Sam Raimi y Bruce Campbell 30 años después recuperando Evil Dead para la televisión. ¿Solo aprovechar la nostalgia o quizá haya algo más?

https://youtu.be/unnLg1TPCYM

En 1981 Sam Raimi hizo una película de serie B, Evil Dead, aquí traducida como Posesión infernal, en la que cinco amigos vana una cabaña en el bosque donde encuentran el Necronomicon y las cosas empiezan a ponerse muy sangrientas. Debido al éxito se realizan dos partes más, Evil Dead 2 (aquí Terroríficamente muertos) y finalmente Army of Darkness, aquí por fin bien traducida como El ejército de las tinieblas. Estas dos últimas no perdieron la parte del gore pero ganaron mucho sentido del humor y en ellas triunfó un héroe muy peculiar: Ash (Bruce Campbell) que es el antecedente claro de un héroe de los videojuegos, Duke Nukem.

Las películas han alcanzado el estatus de culto con los años pero desde 1992 no se había hecho casi nada, tres videojuegos mediocres y poco más.

Hasta ahora.

El Necronomicon Ex-Mortis

La serie ve a Ash 30 años después, un dependiente bastante jeta de una tienda de bricolaje que la ha liado parda una noche con unos porros y un ligue en su caravana donde guarda el Necronomicon. A todo esto empieza a haber unas cuantas muertes inexplicables pero muy salvajes y visiones inexplicables.

Todo esto puede parecer el inicio de una serie de terror, y lo es, pero no transmite lo poco en serio que se toma a sí misma, desde la impagable escena en la que Ash y su ligue inician el fin del mundo, la forma bastante rastrera de ligarse a una chica en un bar y muchas más. Por supuesto, vuelven la motosierra y el Remington.

También tiene acción, cabezas voladoras, sexo y el episodio pasa volando. Es una suerte que se haya hecho para la cadena Starz (Banshee, Spartacus) porque al ser de cable y para adultos no ponen restricciones. Por cierto, cameo de Lucy Lawless (Xena) en la serie, pero parece que tendrá un papel importante en los siguientes episodios.

Es divertida, sangrienta e irreverente, un must have en toda regla.

El rey ha vuelto. Hail to the King!