Superior Spiderman

Superior Spiderman ha sido una de las etapas más interesantes de Spiderman de las últimas décadas. Últimas décadas en que la colección más interesante de Spiderman estaba en el universo Ultimate mientras que en el “normal” sus colecciones iban de bandazo en bandazo, con una etapa de Straczinsky con luces y sombras muy alargadas (Los gemelos hijos de Gwen Stacy y Norman Osborn) o el Mefistazo como especie de reboot inútil de Spiderman que incluyó unas cuantas historias entretenidas aunque muy insulsas hasta que ha llegado esta saga.

Portada alternativa de Superior Spiderman de Skottie Young

El planteamiento no es tan original como pudiera parecer pero sí el desarrollo. A Spiderman, como a cualquier héroe Marvel, lo han poseído, controlado mentalmente y similares al menos un par de veces por década. Pero el caso es que aquí nos encontramos con que el Doctor Octopus consigue sustituir su psique por la de Spiderman de forma definitiva y hace desaparecer a Peter Parker.

Dan Slott ya demostró un considerable talento en la colección de Hulka haciendo una serie muy divertida y su etapa anterior de Spiderman se dejaba leer pero el salto de calidad lo da en esta etapa, ayudado por los dibujos amerimanga de Humberto Ramos y más clásicos de Giuseppe Camuncoli.

La primera etapa es realmente buena, Para empezar, hace lo que todos los lectores veteranos nos esperábamos. Peter Parker está acechante en la mente de Otto Octavius influyendo en sus decisiones y esperando para poder tomar el control de nuevo de su cuerpo. Historia clásica,, bien contada y de la que ya te sabes el final. Solo que no, Otto borra todos los recuerdos de Peter Parker y a él por completo.

En paralelo, y es uno de los grandes aciertos de la saga, Spiderman empieza a actuar distinto. Siempre había actuado como un patrullero con superpoderes, paseando por ahí a ver qué captaba y metiéndose en problemas. El Superior Spiderman ve esto terriblemente ineficaz y se plantea cómo puede proteger la ciudad con eficacia si solo puede estar en un sitio a la vez. Así que se crea su propio ejército de pequeños Spiderbots que le avisen cuando hay un problema que requiera su atención, consiguiendo una eficacia mucho mayor.

Este es el primer paso, pero seguirá dando más cada vez más eficaces pero más en el filo en aras de la seguridad.

Aparte, sus relaciones con la parte humana de Peter es distinta, dejando bastante de lado a todos para que no se den cuenta de su cambio y  en cambio entablando una historia con Anna Maria, una estudiante enana que le ayudará a sacarse el título de Doctor que Peter no tenia, algo que no podía consentir el inmenso ego de Octavius.

Su actuación con los villanos que se encuentra dista mucho de ser la del anterior Spiderman, siendo cada vez más violenta, permitiéndole chantajear a J. Jonah Jameson, que es el imprbable alcalde de Nueva York, y que se verá obligado a respaldar las actuaciones del Superior Spiderman, incluido tener su propia isla prisión y base de operaciones.

Toda esta parte de ascenso de Spiderman es magnífica, con elementos que se van sembrando para preparar su caída.

El problema de las sagas que lo cambian todo es que no te las crees cuando son personajes consagrados que además tienen películas. La lógica editorial que impera es que cuando salga la película  que toque y los fans, satisfechos con la película y quieren seguir sabiendo de su superheroe hasta la siguiente, acudirán a la librería a comprarlo y encontrar que el personaje ha muerto, es de otro color o ha cambiado de orientación sexual o de género, echaría para atrás a ese nuevo lector.

Este caso no puede ser distinto y la saga tendrá que tener un final que se ha ido  preparando con gran habilidad.

Aparte de los enemigos a los que se ha enfrentado como El Duende, El buitre, El escorpion o Venom, hay en la sombra hay alguien que se dedica a captar a los derrotados por Spiderman para su ejército personal, y que va aprovechándose de las mejoras tecnológicas de Spiderman para actuar sin que lo detecte.

Spiderman de Giuseppe Camuncoli

Esta historia va in crescendo hacia el desenlace.

El desenlace es lo que menos me ha gustado de toda la etapa, es muy decepcionante, como el final de Perdidos, hace que la consideración de lo anterior se rebaje bastante porque parece que todo eso que se ha estado haciendo siendo arriesgado y original en planteamientos y situaciones, lo resuelvas de un plumazo con el vuelta de Peter Parker porque sí y, una vez está allí, el triunfo del amor y del sacrificio, que quedaría medio digno si no fuera por esa reaparición sin justificar de Peter Parker, que está un tiempo perdido entre los recuerdos de Octavius hasta el momento final en que ya se manifiesta.

El regreso de Peter Parker, cortesía de H, Ramos y Dan Slott

No hay justificación, SPOILERS  Parker aparece, Otto se deprime porque el Duende Verde está ganándole y tiene a Anna Maria, se da cuenta de que necesita al verdadero Spiderman que es realmente superior y que, mira que bien, acababa de reaparecer en su pisque, así que Otto borra todos sus recuerdos y ya tenemos de regreso al auténtico Spiderman en uno de los regresos más chapuceros que recuerdo. FIN SPOILERS

Eso sí, queda la interesante idea de cómo arreglará su vida que se la han dejado un poco rara.

Spiderman de Humberto Ramos

En definitiva una gran etapa con un pésimo final. El arte de los comics de superheroes es hacer que todo cambie para que todo se mantenga igual, sí, pero hay que saber hacerlo con gracia y talento y aquí ha habido casi una dejación de funciones, tocaba ya volver al status quo pues se vuelve, no ya sin una justificación a la altura del resto de la saga, sin ni siquiera una justificación razonable .

Saludos fremen.