La emulación o el cuento de la piratería

Últimamente ha surgido el tema de la emulación y afrontado como un gran mal que utiliza estrategias no oficiales para reproducir e incluso mejorar algunos aspectos de consolas u ordenadores propiedad de empresas como Nintendo, Sega, Atari, Sony y muchas más para reproducir sus juegos.

Todo esto ha surgido porque Nintendo está persiguiendo el cierre de las páginas que facilitan acceso a estos contenidos por ser los propietarios de muchos de estos juegos y del sistema emulado.

Visto así, parece que simplemente están cerrando webs piratas y no habría mucho que llorar por ello.

No lo veo así y creo que Nintendo le debe muchísimo a la emulación.

Aclaro que no soy fan de Nintendo ni tampoco hater. Sin embargo, sí soy fan de la emulación.

La emulación es de lo mejor que le ha pasado al PC. Como dice el foro de PC de Meristation, que tiene encima los foros de consolas, “Tarde o temprano podremos emular las consolas del foro de arriba.”

IMG_20180810_184023 Juegos de Atari emulados en mi PC. Dos de los grandes clásicos que hay que jugar antes de morir.

La emulación permite que a día de hoy puedas en tu PC jugar los juegos de la Colecovision o de la Atari 2600 o de la NES o del ZX Spectrum o de cualquier sistema prácticamente hasta la PS2 y XBOX.

Es decir, desde el punto de vista cultural e histórico, preserva que sistemas desaparecidos desde hace décadas con grandes juegos ya olvidados se mantengan vivos para todo aquél que quiera disfrutarlos a día de hoy.

Además, no solo los mantienen vivos sino que permiten que se jueguen con mejoras de las que no se pudo disfrutar como la traducción al castellano que fans entregados han realizado con el transcurso de los años, aparte de poder disfrutar juegos que no llegaron a publicarse en todos los mercados.

Es una herramienta valiosísima, las más importante seguramente para el verdadero apasionado de los videojuegos que puede vivir la historia de los mismos y no solo leer sobre ellos. Porque, por ejemplo, veo Ready Player One y en varios momentos hablan de Joust  y gracias a un emulador como el MAME puedo jugar directamente.

Desktop Screenshot 2018.08.10 - 11.26.50.20 Breath of Fire de Super NES emulado en PC. La Super NES recibió su último juego en 1997.

Es decir, los juegos siguen vivos y a día de hoy hay gente que juega al Breath of Fire original de Super NES del año 1993 y gracias a eso en 2016 se publicó un Breath of Fire 6.

Juegos de hace veinticinco años se siguen jugando en la actualidad.

Juegos que se vendieron en su momento en las consolas que se vendieron en su momento y que habrían sido completamente olvidados, sustituidos por miles de juegos juegos en decenas de máquinas más potentes que han ido surgiendo y que , si embargo, siguen ahí a disposición de la gente para que pueda disfrutarlos, como parte de la cultura, de la historia viva de los videojuegos.

Desktop Screenshot 2018.08.10 - 18.46.15.70Kung-F Master, juego de IREM y Data East, del año 1984

Sin embargo, Nintendo ahora cierra las webs de emulación.

Me parece de una bajeza moral infinita, además de un afán depredador que da muy mala imagen.

Entiendo hasta cierto punto que persigan la creación juegos nuevos por parte de aficionados con sus personajes, eso supone un riesgo en tanto que no tiene el control y podrían encontrarse con cualquier resultado que hiciera daño a su imagen o a la de los personajes.

Muy distinto es la emulación.

Desktop Screenshot 2018.08.10 - 18.50.22.54Mystic Riders, precioso juego de IREM que nunca se portó a otras plataformas más allá de su máquina Arcade. Sin emulación, nadie podría jugarlo.

Nintendo persigue ahora la emulación porque hay una fiebre retro de la que están sacando unos resultados económicos extraordinarios. Tanto la NES mini como la Super NES mini se han agotado en diversas ocasiones con unas ventas de 2,3 millones en 2017 y no ha terminado, se ha vuelto a poner a la venta este verano y ha sido lo más vendido en USA en Julio de 2018.

Super NES mini aún ha sido más espectacular y sus ventas hasta Abril de 2018 han sido de 5,2 millones de unidades.

Además, en la nueva consola de Nintendo, la SWITCH, se están publicando juegos de Neo Geo, de hace veinticinco años, al precio de 7 € cada uno y que llevaban en conjunto más de un millón de unidades a Enero de 2018.

Es decir, la fiebre retro es muy rentable. Juegos amortizados hace casi tres décadas vuelven a venderlos y sacarles beneficio.

Así, Nintendo quiere asegurarse que esos enormes ingresos extras por desarrollos del siglo anterior sigan llenando sus bolsillos y la única amenaza que tienen actualmente es la emulación.

CapturaNo está mal el precio por un juego del siglo pasado, de 1999.

¿Es legal? claro pero ¿es moral? No

No es moral porque si Nintendo tiene esta maravillosa posición, si consiguió vender las 2,3 millones de mini consolas de la NES, ha sido gracias a la emulación que mantuvo vivo el interés a través de las décadas en que eran juegos viejos de consolas obsoletas. La gente siguió buscando los juegos originales y los que no podían conseguirlos en cartucho, los podían jugar gracias a la emulación. Nintendo vio el interés, se arriesgó a celebrar el aniversario de la NES/Famicon lanzando la Mini NES y se dio cuenta de que había mucha gente ahí fuera que seguía jugando y que estaba dispuesta a pagar dinero por sus viejos juegos.

Pero la paradoja es que ahora persigue a los que le han llevado hasta esa posición privilegiada. Porque todas esas ventas tremendas se han dado existiendo la emulación.

P1040713

Las dos minis de nintendo. Me parecen maravillosas, pero no son razón para acabar con al emulación.

Si la gente quiere puede jugar a los juegos que incluyen la Mini NES y la Super NES Mini sin pagar un euro, están emuladas. Pero pagamos. Porque queremos, porque nos gustan esas consolas. Como la gente paga para poder jugar esos viejos juegos en la Switch aunque puedan emularlos.

Además, las dos consolas son fácilmente modificables para poder añadirles los juegos que no llevaban de serie, un aliciente más que la gente tenía para adquirirlas aunque su rost de juegos no les pareciera completo.

Sin embargo, Nintendo ahora se vuelve contra los que les han ayudado y, encima, no dan una solución alternativa, aunque sea de pago.

Porque hay muchísimos más que los 30 juegos que incluye la NES mini o los 21 de la Super NES mini y, sin embargo, no hay una consola virtual ni ninguna otra forma de adquirir el resto del catálogo.

Es el Perro del hortelano de Lope de Vega: ni come, ni deja comer. Deja vendidos a los jugadores y se pega un tiro en el pie porque, si le funcionara, la gente no seguirá emulando los juegos que vende, pero tampoco los que no vende y no conocerá muchísimos, lo que puede ser un lastre para nuevos lanzamientos que hagan.

Además de que es poner puertas al mar. No me preocupa nada que haga esto. Los emuladores para estas antiguas máquinas ya existen y están en internet. Los juegos existen y están en internet. Por cada web que cierre dos tomarán su lugar.

No es eso.

Es lo feo del gesto, lo desagradecido y la mala imagen que da de una compañía depredadora y que más que importarle los jugadores se ha ido transformando en que les interesa exprimir sus carteras.

Digo esto no solo por una persecución mal entendida de la emulación, sino por haber quitado la retrocompatibilidad para poder vender de nuevo los juegos que ya habían sacado para anteriores consolas, o cobrar por jugar online, o haber incluido los pases de temporada y DLCs. ¿Que los otros ya lo hacían? Sí, pero no es menos malo que ellos también lo hagan y simplemente ya no se distingue tan fácilmente Nintendo de Sony, por ejemplo.

En definitiva, un nuevo gesto feo hacia los jugadores y que persigue a quienes no deben, mientras con un clip y un cable USB C puedes piratear su flamante nueva consola y jugar todos los juegos nuevos que saquen.

Saludos fremen.