Batman Ninja

Sin ninguna duda es una película de Batman distinta. Me encantaría pensar que va a crear tendencia después de todos estos años de una animación tremendamente mediocre y aburrida.
Porque la cosa comenzó muy bien. La animación de películas como Batman la máscara del fantasma seguía el estilo de la serie Batman Adventures de Paul Dini y Bruce Timm, deudor a su vez del de los hermanos Fleischer con sus geniales cortometrajes de Superman en la década de 1940.
Pero unos años después se pasó a un estilo mucho más robótico y mediocre que es el que impera desde hace años, desde Superman/Batman Enemigos Públicos, con algún invento raro en medio como Batman Vs. Drácula que tenía los peculiares diseños de la serie de 2004 The Batman.
El caso es que todo esto se abandona en esta película. Aviso, ligeros spoilers.

Para empezar la produce Warner Bros. Japón y es un anime en toda regla.
El director es Junpei Mizusaki, que ha trabajado en Jojo’s Bizarre Adventure, el guionista es Kazuki Nakashima, un fantástico guionista con trabajos tan destacados como Terraformars, Kill la Kill o Tengen toppa gurren lagann y el diseñador de los personajes ha corrido a cargo de Takashi Oakazaki, el creador de Afro Samurai.

Es decir, son tres especialistas en hacer anime espectacular e impactante, maestros en el arte de molar y los tres han ido a trabajar con el personaje que más mola de todos los cómics del mundo mundial.

Desktop Screenshot 2018.05.15 - 01.16.21.82

La sinopsis es muy interesante. Gorilla Grodd tiene una supuesta máquina sísmica con la que pretende doblegar Gotham y para ello se reúne con los principales jefes criminales de la ciudad: El pingüino, el Joker con su inseparable Harley Quinn, Dos Caras, Deathstroke y Poison Ivy. Batman y todos los Robin de la historia salvo Carrie, la Robin de El Regreso del Caballero Oscuro, están ahí para capturarlos, aparte de Catwoman que está por motivos más lucrativos. Todo sale mal, la máquina sísmica no es tal sino una máquina del tiempo y acaban todos ellos en el Japón Feudal, en lo que denominan la Guerra de los Reinos y que no sé si se referirán al Período Azuchi-Momoyama. No es realmente importante porque no aparece ningún personaje histórico sino que, para cuando aparece Batman, años después de que hayan llegado los demás, se han asentado como Shogunes de los distintos reinos que luchan por conquistar todo el Japón.

Desktop Screenshot 2018.05.15 - 01.13.58.65

El objetivo de Batman, por supuesto, es derrotarlos y volver al presente y hasta aquí nada destacable en cuanto a la idea pero lo que cambia considerablemente es la plasmación de la misma.

Toda la ambientación es fantástica, aunque los creadores del anime no son especialistas en historia y costumbrismo y rápidamente todo se adapta a lo que hacen los villanos o Batman para derrotar a los contrarios.

Y, como estamos hablando de que son especialistas en molar y esto es un anime, Batman de repente se encuentra con momentos muy Gurren Lagann lo que incluye Mechas de lo más inesperado, fusiones que te dejan con el culo torcido, un samurái hecho de monos (?) e incluso un Batman de más de 20 metros en una combinación aún más inconcebible. Por supuesto, hay duelos de espadas, un Clan del Dios Murciélago, el Batmóvil en la era feudal y Ninjas, que para algo tiene este nombre la película. Es decir, es un festín visual de una espectacularidad sin parangón prescindiendo de profundizar demasiado en la lógica de lo que sucede, que existe, aunque en algunos momentos es más tenue, y buscando el impacto y el ir todavía más allá.

Desktop Screenshot 2018.05.15 - 01.18.34.52

La animación es bestial, con una calidad tremenda y los diseños y la ambientación son una absoluta gozada. Los tres años que han estado trabajando en la película han dado como resultado un espectáculo tremendo.

Ahora bien, también hay que reconocer que algunas cosas cuesta un poco digerirlas porque estamos hablando de una película de Batman en la época feudal de Japón y terminan con una tecnología y unos excesos que en la reciente Batman: Gotham a Luz de Gas, que transcurre en la época victoriana, es decir mucho más moderna y con mucha más tecnología, no aparecen ni muchísimo menos, pues dentro de la fantasía busca que resulte creíble lo que cuenta.
Aquí les de bastante igual, prefieren meter todo lo que mola antes de que tenga una justificación o que parezca al menos plausible.

Yo he disfrutado mucho con ella. Hace años que salieron los Elseworlds, es decir, los héroes de siempre en otras épocas y en situaciones que no habían vivido nunca, como la de Luz de Gas en la cual se enfrenta Batman contra Jack el Destripador en la época victoriana, el cómic “El taller del Diablo” en el que Batman se encuentra con Houdini, otro cómic “The Blue, the Grey and the Bat” con Batman en la guerra de civil americana, o el fantástico “Superman Red Son” contando que sucedió cuando la nave de Superman aterrizó en la URSS.

Todas son historias en las que los personajes, y con ellos los lectores, son sacados de su zona de confort y terminan en situaciones chocantes e inesperadas. Con Batman Ninja sucede exactamente esto, época feudal en Japón, con supervillanos, monos y mechas gigantes.

Desktop Screenshot 2018.05.15 - 01.15.42.06

En definitiva, si puedes tener la mente abierta y aprovechar los 85 minutos que dura le película para disfrutar de una versión diferente, espectacular y con una animación apabullante, esta es tu película.
Si necesitas que las historias tengan sentido y se sujeten a las normas de la física o la historia o no puedes disfrutar la, mejor ve Gotham a luz de Gas que está también muy bien aunque en un estilo diametralmente opuesto.

Al principio comentaba que ojalá se siguiera esta tendencia en las nuevas películas de Universo Animado de DC y me refiero a la calidad de la animación. La mayoría de las películas de animación de Batman han tenido estupendas historias y lo que las estropea es esa animación de andar por casa. Babeo solo de pensar que la historia “El tribunal de los Buhos”, por ejemplo, fuera adaptada con este tipo de animación.
Para mi ha sido una fantástica oportunidad de ver Batman a través de los ojos de los japoneses. Y es Batman, como los demás siguen siendo ellos mismos, ha cuidado mucho que fueran ellos dentro de la cultura japonesa, pero dentro de una historia repleta de acción y “molonidad”. Para coger el bol de palomitas y disfrutar sin pensar demasiado.
Saludos fremen.