Imperio Secreto

STL054056La portada del último número es un mosaico de las nueve anteriores. Son de Andrea Sorrentino.

Marvel lanzó un nuevo crossover con un argumento interesante y perturbador por el cuál los Estados Unidos caerían en manos de Hydra. Lo que sucedió después no podrás creerlo… por lo previsible que es.

Lo interesante del argumento es que, a raíz de unos planes bien ejecutados, consiguieron que Kobik, la encarnación en niña de un Cubo Cósmico, convirtiera a Steve Rogers en agente de Hydra desde el comienzo de su historia.

Imperio Secreto es la culminación de estos planes por los cuáles el Capitán América consigue derrotar a todo el mundo y conseguir que Hydra triunfe.

Nick Spencer, el guionista de El capitán américa, hace un buen trabajo con una historia interesante que es la culminación de su etapa en el Capi, el cuál quiera ahora el Cubo Cósmico para remodelar la historia a su manera.

Sin embargo el Cubo Cósmico se rompe en varios fragmentos que van a parar a distintos sitios y, sobre todo, a distintos héroes. Así Namor, Pantera Negra o Emma Frost tienen un fragmento pero son reinos soberanos o recientemente se han fundado, con Nueva Tian, el hogar ahora de los mutantes dirigidos por Xorn con la reina Blanca en la sombra.

En paralelo, como parte del plan ha conseguido activar el escudo que protege a la Tierra de los ataques aliens mientras los héroes cósmicos y más poderosos defendían a la Tierra de oleadas y oleadas de ataques Ch’tauri que vienen a buscar unos huevos suyos robados por Hydra.  En tanto los héroes, que no sabían nada, defienden el planeta, les dejan aislados fuera para que terminen pereciendo. Por otro lado, consiguen crear una cúpula de oscuridad impenetrable sobre Manhattan, capturando dentro a la gran mayoría de héroes urbanos.

Secret Empire # 7 (0)Algunos intentarán arreglar el problema definitivamente. Portada de Mark Brooks.

Una vez hecho esto la historia se ramifica entre distintas colecciones, unas mostrando los intentos de huir de la cúpula, como Doctor Extraño. Otras mostrando como afecta el nuevo imperio y cómo se resiste contra él como en los Vengadores USA y otras intentando derrotar a Hydra como en Los Vengadores.

Desgraciadamente, la historia está bien pero es un tanto débil y desperdigarla así hace que pierda muchísima fuerza porque estamos hablando de una historia ramificada en 48 números en España, con varios de ellos incluyendo dos, tres e incluso cuatro números americanos por número español.

La historia no da para tanto, ni mucho menos. La gran mayoría de las series son absolutamente prescindibles y sin que añadan nada más a la historia que lo que hacía el héroe de turno mientras estaba el dominio de Hydra.

En cuanto a la serie principal, son 10 números con un número cero y un epílogo al que llaman Omega. Está relativamente bien pero sigue pareciéndome larga para lo que cuenta y, sobre todo, predecible. Es decir, aunque esté bien contada, que sepas desde el primer número cómo se va a solucionar todo es bastante decepcionante.

X-Men_Blue_Vol_1_9        Las portadas son una maravilla, como esta de Art Adams, homenaje a X-men 50 de Jim Steranko

En cuanto al apartado artístico, de cada número se encarga un dibujante distinto, participando en la miniserie gente tan dispar como Andrea Sorrentino, Leinil Francis Yu o Steve Mcniven, a lo que se añade en cada número una especie de prólogo con Steve Rogers en una dimensión desconocida bien dibujado por un tal Rod Reis al que no tenía el gusto pero que me recuerda mucho a nuestro David Acuña.

Eso sí, el prólogo consiste en tener deambulando durante nueve números a Rogers haciendo tiempo para poder intervenir en el décimo capítulo. Eso es un alargamiento de chicle de manual.

DMS7JCPXUAEIl2TStan Lee sale en varias portadas alternativas muy divertidas.

Desgraciadamente, la calidad de los crossovers está decayendo mucho en Marvel. Este no merece la pena la inversión que hay que hacer para seguirlo. 48 números son un disparate para contar esta historia que, además, es bastante sencilla y, para más delito, decepciona porque es previsible pero también porque la idea del Capitán América como Hydra Supremo se suponía que tendría que dar mucho de sí, y en cambio termina quedando una historia un tanto superficial.

Es curioso, mientras leía este macro crossover ha coincidido que estaba viendo la serie Agentes de S.H.I.E.L.D. con un argumento similar en el que Hydra terminaba tomando el control de los USA. Sin embargo, le sacaron muchísimo más partido y mostraron cómo se llegaba a cambiar una sociedad entera y cómo funcionaba esta. Teniendo en cuenta que en los cómics no tienen limitación presupuestaria al contrario que en una serie para sacar lo que quieran, creo que es un desperdicio de una buena idea.

Recomiendo dedicar el tiempo y el dinero a mejores cosas que a este crossover que, espero, que no sea el inicio de la decadencia que tuvieron los crossover Marvel durante los 90 (Atlantis Ataca, la Guerra del Alto Evolucionador). Por el momento ya están en lo de meter mil colecciones alargando una historia al máximo. También lo de montones de cubiertas alternativas. Esperemos que no lo repitan y solo hagan mega eventos cuando tengan realmente algo bueno que contar. Si no, que no cuenten conmigo. Me gusta un toque nostálgico como al que más, pero me niego a volver a pasar por la indigencia creativa que fueron los 90 en los cómics.

Saludos fremen.