Secret Wars

No soy demasiado fan de los Macro Cross-Overs. Debo haber leído cinco buenos en toda mi vida. No obstante tenía curiosidad por ver qué tal esta nueva versión de las Secret Wars ya que había leído las dos anteriores.

Hace ocho meses decidí leer las Secret Wars. Abrí el primer capítulo y me encontré con que no entendía nada. Había habido bastante historia antes de comenzar la miniserie que no había leído y, por lo que parecía, tenía bastante importancia, así que decidí leer los números anteriores.

Aviso, necesariamente hay spoilers al hacer un repaso de la saga completa. He procurado evitar nada que destripe la trama pero hay algunos.

Mapa de Mundo de Batalla

Planeta había tenido el detalle de sacar una guía de lectura aparte. No les salió muy redonda porque la planificación que mostraron era de ocho números y Marvel cambió de opinión por el camino y finalmente editó nueve, pero llevaba un resumen de los antecedentes que decidí ignorar y leer los 74 números previos donde empezaba Jonathan Hickman a gestar las Secret Wars.

Los antecedentes

Así, en Vengadores 29-55 Nuevos Vengadores 28-54, Poderosos Vengadores 1-18 y la miniserie Infinito se cuenta la historia de cómo empiezan a desaparecer las distintas dimensiones pues cada vez que una Tierra se encuentra con otra puede, o bien una de ellas destruir a la homóloga de la otra dimensión y una de las dimensiones se salva, o destruirse ambas si ninguna de ellas destruye a la otra. 74 números para terminar contando esto y las elecciones de nuestros héroes.

Un planteamiento interesante con buenas ideas que, por cierto, tiene una buena dosis de inspiración de la Distinguida Competencia, pues recuerda mucho a las Crisis en Tierras Infinitas, de lejos el mejor Macro crossover de la historia, por un Marv Wolfman en estado de gracia y un monumental y asombroso trabajo de George Pérez con los pinceles. Pero olvidando eso, sigue resultando interesante cómo se llega a que sólo queden dos tierras, la de los Ultimates y la “nuestra”. Kirkman alargó la historia muchísimo para llegar hasta aquí y que se acabara el universo, que quedara destruido por completo.

Portada del número 12 de Crisis en Tierras Infinitas de George Pérez, que Alex Ross homenajea en la portada de Secret Wars 7

Pero claro, sin universo Marvel ¿Qué publica Marvel?

El caso es que, de repente, lo que existe es un solo planeta que se llama Mundo de Batalla, en el que el Dr. Muerte es Dios y el Doctor Extraño el Sheriff de esa realidad. El planeta incluye distintas partes de las realidades destruidas del universo anterior.

En las Secret Wars originales el Todopoderoso se llevaba a los héroes a un planeta para que lucharan con los villanos. Fue una serie de 12 números, es decir, un año y que, aunque Jim Shooter y Mike Zeck hicieron un buen trabajo, fue un importante error de coordinación. La serie era la más importante de Marvel en 1984 pero ¿Qué hacía Marvel mientras transcurría? ¿No publicaba más cómics durante un año? Obviamente no, así que los resultados del viaje, como el traje negro de Spiderman, se supieron de inmediato en el siguiente número de cada colección, mientra durante un año se siguió publicando cómo se llegó hasta ahí. Nunca más se dio este caso.

Las Secret Wars II se publicaron al año siguiente, nueve números, bastante inferiores en mi opinión, y con multitud de tie-ins, con el Todopoderoso visitando la tierra e intentando ser normal. Para rematarlo, a Mike Zeck lo sustituyó en esta ocasión uno de los peores dibujantes de Marvel de todos los tiempos, Al Milgrom, lo que tampoco ayudó.

Secret Wars III

El Galactus portero de Esad Ribic

En esta tercera Secret Wars se hace borrón de todo lo anterior y aparece un mundo en el que nadie recuerda nada del universo anterior. Solo que el creador del universo es Victor von Doom, el Doctor Muerte, hay un cuerpo de policía compuesto por infinidad de Thors y está prohibido viajar entre regiones, lo que es normal porque cada región es distinta pero puede haber los mismos personajes. Cada uno de los dominios es  distinto y en ellos se abarcan etapas importantes del universo Marvel, pero de ellas hablaré con mayor detenimiento en su propia entrada pues de las 58 miniseries publicadas durante las Secret Wars hay unas cuantas que merece la pena destacar.

Centrándonos en las Secret Wars, son obra de Jonathan Hickman y Esad Ribic, con portadas del gran Alex Ross.

Jonathan Hickman se había labrado un nombre en Marvel y en Image con obras como The Manhattan Project o East of the west, muy buenas ambos, y etapas importantes en Marvel como Invasión Secreta, Secret Warriors o la etapa de los 4 Fantásticos antes de recalar en Los Vengadores con su etapa más bien mediocre. Ha sido varias veces nominado a los premios Eisner.

Esad Ribic es un elegante dibujante croata con un estilo que recuerda al de Moebius. Ha trabajado bastante para Marvel desde que en el año 2000 colaborara en el anual de Uncanny X-Men. Algunos de sus mejores trabajos son Estela Plateada: Requiem con John Michael Straczynski o los Ultimates con el propio Jonathan Hickman.

La historia está contada en nueve números.

El primer capítulo es espectacular y narra los últimos momentos de Tierra 1610, la de los Ultimates, y Tierra 616, la normal, y como todo se destruye y desaparece, así como las dos balsas de salvación, construida la primera por la Fundación Futuro y los principales genios de la Tierra, que deciden salvar a los principales científicos de la misma, y la segunda construida por los villanos que roban el diseño gracias a Maximus, el hermano loco de Rayo Negro. Aunque lo fundamental es el enfrentamiento del Dr. Muerte, el Dr. Extraño y el hombre Molécula con los Todopoderosos en el momento del fin de la existencia.

El segundo capítulo es desconcertante, se nos presenta desde los ojos de un joven que quiere levantar Mjolnir como prueba para entrar en el cuerpo de Thors, la policía de Mundo de Batalla, el planeta del Dios Muerte formado por multitud de reinos, cada uno con sus barones, como Alto Avalon, dirigido por los Braddock (Capitán Britania) , Utopolis dirigido por Hyperion (Escuadrón Siniestro) o la Baronía Siniestra de Mr, Siniestro y la espectacular capital, Muertegard, donde el Castillo de muerte es custodiado por Galactus y su trono es Yggdrasil, el árbol de la vida. Por el juicio primero al Barón Siniestro y luego al Barón Braddock se conoce otra parte importante del reino, Las Tierras muertas, que se reparten  entre Anhilius y su horda, los zombies y los Ultrones y están separadas del resto de reino por El Escudo (The SHIELD), clara inspiración del de Juego de Tronos. El resto del planteamiento recuerda en buena parte a la Era del Apocalipsis. Finalmente, harán acto de presencia los villanos conocidos como el Cónclave, que son Thanos y sus lugartenientes, Max el loco, Terrax, Cisne Negro, el Creador (Reed Richards de tierra 1610) y Namor.

El tercer capítulo nos presenta a los héroes supervivientes de la otra balsa  y  Miles Morales, Ultimate Spiderman, que se había colado en la balsa del Cónclave. Todos ellos son localizados por Stephen Extraño que les cuenta como Muerte rehizo el mundo a partir de los fragmentos que quedaron después de las incursiones. Por lo demás, los Thors encuentran al Cónclave. Aquí termina el primer acto de presentación del mundo y los personajes.

El cuarto capítulo con el enfrentamiento de los Thors contra el cónclave y la aparición de los héroes salvados del fin de los mundos Thor, Capitana Marvel, Star Lord, Mr Fantástico, Pantera Negra, Cíclope convertido en Fenix y los dos Spiderman, obliga a la aparición de Muerte, a la demostración de su poder contra la fuerza Fénix, o que es una buena forma de entender la magnitud de su poder (tener como portero a Galactus ya daba una idea en realidad), y a que el Dr. Extraño intervenga para salvar a los héroes desperdigándolos por los distintos reinos de Mundo de batalla.

El quinto capítulo es el que explica cómo sucedió todo. Porqué de repente Doom es Dios y que hizo para conseguirlo, porqué no es Dios el Doctor Extraño y qué pintaba Owen Reece, el hombre molécula en la historia.

El sexto capítulo sigue el proceso de poner palos en las ruedas. En este caso, Valeria por un lado y por otro lado los dos Spiderman enviados por los dos Reed Richards a buscar la fuente del poder de Muerte.

Mientras Tanto, Thanos habla con el Escudo, que no es realmente un muro sino que es alguien muy conocido al que Muerte engañó para que hiciera esa función como hizo con otro personaje muy importante en la historia de Doom, desterrándolo para que tome el papel del sol. Este sería el final del segundo acto en el que se presentan los medios para desestabilizar el Mundo de Batalla.

El séptimo capítulo se desata. Desde hace tiempo se menciona a un profeta que está sublevando a las masas contra el dios Muerte y ahora se descubre quién es el Profeta. Para defender a Muerte están los distintos barones, como Apocalipsis, Siniestro, La Reina Duende (Madelyne Pryor) o El Maestro (Hulk), aunque las traiciones estarán al orden del día. Por otro lado, los Thor, que son la guardia de Muerte están en plena rebelión provocada por la Thor de Tierra 616 y el Ultimate Thor. A todo esto, Namor y Pantera Negra hablan con los zombies en una de las mejores secuencias del cómic.

En el octavo capítulo aumenta el ritmo y la batalla. Los Reeds junto a Starlord tienen un plan mientras en el castillo la enorme batalla se sigue desarrollando como una enorme distracción que incluye un enfrentamiento entre la Cosa y Galactus. Starlord termina enfrentándose a Cisne Negro con un palillo en la mejor secuencia de la serie, aunque el enfrentamiento entre Muerte y Thanos tampoco está mal y por fin llegan Namor y Pantera Negra con un ejército de Zombies y un recuerdo que cogieron de la isla del Dr. Extraño.

El noveno capítulo y punto culminante lleva la saga al enfrentamiento primigenio, a un Doctor Muerte contra Reed Richards con una pirueta final por la que es derrotado y se recrea el universo como antes que sucediera todo. O algo así.

SPOILERS GORDOS … EN SERIO …

Tchalla tiene el Guantelete del infinito, ya había intentado destruir a Muerte pero este demostró que era más poderoso, al fin y al cabo ya había derrotado al Fénix y a Thanos, y en el enfrentamiento entre Muerte y Reed, cuando reconoce Muerte que Richards lo podía haber hecho mejor, El hombre molécula que es la fuente de todo el poder pues tiene no solo su inconmensurable poder sino el poder de todos los Todopoderosos, se lo da a Reed y en cuanto siente que ya no está, Pantera Negra recrea todo como debería ser gracias al Guantelete de Infinito, concretamente a la Gema de la realidad, creando Terra Prima o la Tierra Primigenia.

FIN SPOILERS

A partir de ahí, ha habido una limpieza brutal y una nueva Tierra emerge.

El futuro

 

Todo, todo, no ha quedado igual

El resultado es que las Secret Wars son prescindibles. Todo lo importante en realidad ha sucedido antes. La limpieza se realiza en las colecciones anteriores borrando todas las dimensiones molestas y quedándose con los personajes que querían salvar del universo Ultimate antes de cerrarlo. Se termina con todas las dimensiones para acabar con una sola.

En medio Mundo de Batalla, vale. Y es muy entretenido. Además, el concepto es original y un homenaje al tiempo.

Original la idea de recrear distintas épocas y personajes en el mismo planeta. Aunque como dije al principio recuerda a La Era del Apocalipsis, allí solo había una versión, distinta a la habitual, de cada personaje. Aquí no, en cada dominio existen unos personajes y te puedes encontrar a los X-Men de Días del Futuro Pasado y a los X-Men de la etapa de Morrison.

En cuanto a que es un homenaje, es obvio, pues recoge muchas de las épocas más significativas de Marvel y las recrea dentro de Mundo de Batalla, con casos de interacciones muy interesantes.

Respecto a la serie, es muy entretenida, tiene varios giros que están muy bien y está muy bien dibujada. No es lo mejor que haya leído pero a su favor hay que decir que se puede leer sin leer ninguna colección de las 54 que han salido. Puede que se pierda la motivación de unos u otros o los detalles de cómo se llegan a posicionar en la historia, pero la serie limitada mantiene la coherencia y el interés en todo momento.

Sinceramente, me gustó mucho más Crisis en Tierras Infinitas pero es un buen crossover que me ha gustado más que La Era del Apocalipsis, por ejemplo. Por otro lado, es tan prescindible como este último porque al final no cambia nada… o puede que sí. Esa imagen de la primera familia creando nuevos universos puede dar juego a muchas cosas en el futuro.

Pero más interesante es saber qué Tierra ha recreado Tchalla y si todo es igual o realmente no y todo cambia, no solo por eliminar las distintas dimensiones sino si están todos los personajes, porque hay que recordar que la gema de la realidad es de la más peligrosas y, en medio de una batalla y bajo presión extrema no es el mejor momento para realizar semejante recreación.

Lo iremos viendo en los próximos meses. Visto el resultado de las Secret Wars Marvel ha decidido recatar algunas de las miniseries para convertirlas en colecciones regulares. Por ejemplo, Fuerza V es una de las miniseries que han sobrevivido.

En breve haré una entrada dedicada a las miniseries que salieron durante el evento, pues hay varias que son realmente buenas, las menos, bastantes que no pasan de entretenidas, las más, y una minoría de series mediocres o directamente malas.

Saludos fremen.