Batman Arkham Knight

Seis años. Desde 2009 que salió Batman Arkham Asylum hasta este 2015 en que se cierra la trilogía de la mejor saga de juegos de superhéroes de la historia. Eso sí, que sea el último no significa que sea el mejor ¿O quizá sí?  Depende de a quién preguntes y dónde lo juegue.

Corría Abril de 2015 cuando se anunció que iba a haber una PS4 edición especial de Batman. Como había disfrutado mucho de los juegos anteriores y tenía claro que Rocksteady es lo mejor que le ha pasado a Batman en videojuegos, pensé que era la mejor forma de pasarme a la nueva generación. Pero desde entonces, silencio. Pregunté en el foro de Sony, busqué por Google, fui a Fnac y al Corte Inglés. Seguí las las webs de Amazon y de varas tiendas más. A una semana en Game me dijeron que sí la recibirían pero el de la tienda se había liado y era la edición normal, negra, con el juego. Ante eso y después de una última comprobación en las demás tiendas desistí, decidía esperar a que mereciera la pena por algún juego y lo compraría en PC.

Tres días antes del lanzamiento del Batman Arkham Knight, después de ver los maravillosos análisis que tenía el juego encontré una oferta sensacional, como detallo aquí.

El desastre posterior es de sobra conocido llegando al extremo de retirar de la venta el juego y con la asombrosa desfachatez de que, a 16 de Agosto aún no lo han arreglado, han sacado su primer DLC de pago y anunciado el segundo.

Paralelamente a esto, El Corte Inglés, que se supone que tendrá un estupendo departamento de Marketing pero que no lo parece, anuncian que venden la edición especial de la consola dos días antes del lanzamiento.

PS4 Batman Arkham Knight Special Edition ya instalada.

Ya tenía el dinero preparado, incluso había vendido mis juegos de Xbox 360 y como podéis ver en la foto la edición era preciosa. Por lo visto la única que merecía le pena, porque la edición con la figura de Batman es de lo peor que se ha visto en una edición de coleccionista.

El caso es que con la consola venía el juego y aquí sí era el juego de los análisis superlativos. No es perfecto ¿El mejor de los tres? Bueno, en general diría que sí, pero tiene sus cositas.

Batman llevando a Harley Quinn

Para empezar, gráficamente es una alegría para la vista. Gotham de noche es absolutamente espectacular, con un juego de luces y sombras, el brillo de las distintas luces de las farolas, los neones, los focos de los coches y la lluvia sobre la ciudad que crean un auténtico marco incomparable para la historia. El diseño de Gotham es fantástico, con sus gárgolas y su edificios emblemáticos. La parte técnica, lo que hacía llorar de rabia en el PC por lo que prometía el juego y lo mal que funcionaba, aquí es todo lo contrario. Los modelados de los personajes y las animaciones son sensacionales y todo se mueve sin ralentizaciones. Hay una secuencia concreta en medio de un cementerio enfrentándose el Batmóvil contra 40 tanques y no hay ni una ralentización.

Un Gotham como no se había visto antes.

Quizá sea el momento de mencionar, por si se le hubiera pasado al avispado lector, que soy fan de Batman desde que en el parvulario me enseñaron un muñeco del personaje y pregunté que era eso. Al fan de Batman que hay en mí le emociona inmensamente que Rocksteady haya hecho una traslación del personaje y su universo, muy aumentado en los 75 años que lleva publicándose, tan brillante. Siempre se ha dicho que un héroe se mide por la valía de sus villanos y Batman tiene la mejor galería de villanos del cómic. Pero, además, Rocksteady lo tiene claro y los ha traído a la trilogía con mayor o menor importancia en el juego.

Primero ha creado una gran historia consiguiendo que el Espantapájaros por fin parezca una gran amenaza y no solo un villano del montón, ni siquiera de los más terribles de Batman. Su ataque a Gotham es impresionante y apabullante y además trasladan muy bien el efecto del gas en Batman.
Por otro lado, hay más Joker en este juego que en ninguno otro pues está en la mente de Batman gracias a la inhalación del gas al salvar en primera instancia Gotham.
Han conseguido explicar en la historia porque Gotham ha quedado vacía de habitantes con esa menaza, lo que es un buen punto.
Han creado un nuevo villano, Arkham Knight y van desarrollando quién está debajo de la máscara. He de decir que un fan de Batman lo deduce bastante rápido pero no quita que esté bien contado y sea un buen antagonista, aparte de explicar bien su conversión en el caballero de Arkham.

Todo esto lo han hecho sin tiempos de carga de ningún tipo, entres en edificios o recorras Gotham a toda velocidad en el Batmóvil.

No le suele ir el papel de damisela en apuros, salvo hoy.

Como decía antes, es una historia de Batman con todo su universo y da gusto ver a sus aliados como Oráculo, James Gordon, Alfred, Lucius Fox y sus aliados en las calles como Catwoman, Nightwing o Robin. Por cierto me ha llamado la atención el chicarrón que que se ha convertido Tim Drake, el penúltimo Robin, que de ser un niño es una especie de skinhead todo ciclado de 1,90 m. de altura. Un buen detalle es que en las peleas puedes hacer ataques dobles y también tomar el control de ellos para pelear. Está bien, pero lo mejor sigue siendo pelear como Batman.

Creo que es uno de los grandes aciertos de estos juegos. Mola ser Batman. Batman es el mejor detective del mundo y eso lo trasladan al juego con esa especie de “visión de detective” que ha influido enormemente en juegos como Assassin’s Creed o Sombras de Mordor, por ejemplo. Lo mismo sucede con el sistema de combate y de infiltración, que son muy ágiles y representan muy bien lo que es ser Batman, uno de los mejores luchadores. Es un sistema muy intuitivo y sencillo de utilizar pero que se va complementando con distintos dispositivos. Todo esto hace que avanzar en el juego sea una cuestión de táctica que va del enfrentamiento directo ala infiltración y la eliminación silenciosa.
Además, para esta tercera parte han incluido la eliminación por intimidación que básicamente permite eliminar a tres matones sorprendiéndoles y es de lo más espectacular.
Además, la curva de dificultad va subiendo siendo notable a partir del último tercio del juego y se agradecen unos combates y unas misiones en que el sigilo es importante y hay que afrontarlas desde diversos ángulos porque se empiezan a instalar torretas, a minar las alturas y a volar las rejillas del suelo. Además, te encuentras con matones con distintas características y contra los que no sirve la misma táctica de ataque, teniendo al final que utilizar lo distintos modos de lucha aprendidos y saber a quién atacar primero y a quien el último.

Batmóvil en modo velocidad.

No obstante, Batman era menos Batman sin el Batmóvil, y aquí han traído un Batmóvil espectacular con algunas misiones que son una pasada y con otras en cambio que se hacen un tanto cansinas. El Batmóvil tiene dos configuraciones, un moco tanque para el combate y un modo de velocidad y hay desafíos de sobra para ambos modos.

Tu Pepito Grillo y, si te descuidas, tu otro uo.

Hay un par de momentos muy espectaculares, como la persecución dentro de unos túneles de una tuneladora gigante a la que hay que atraer hasta los explosivos que está muy bien y en el modo tanque la fase de conseguir destruir el tanque del Caballero de Arkham que aúna táctica, sigilo, atacar y salir como el demonio antes de que te alcance para volver a emboscarlo hasta conseguir destruir el tanque.

El Caballero de Arkham Knight

Otra parte magnífica para el aficionado a Batman es el elenco de villanos que aparecen, la mayoría de ellos en la historia central aunque luego deriven a las historias secundarias, junto a otros que aparecen en las secundarias. Así, Harley Quinn, Dos Caras, El pinguino, Hiedra Venenosa o el Riddler aparecen en la historia principal aunque luego tengan una historia propia. EN las secundarias aparecen personajes que me ha gustado especialmente verlos como Kirk Langstrom, Man-Bat, un oscuro personaje de los 70 con el mismo problema que el Lagarto en Spiderman, solo que este se ha convertido en murciélago. La historia está bien, el personaje también y le saca partido a la habilidad de planear de Batman como podéis ver en el vídeo. Pero ha más, como Silencio (“Hush”), Polilla asesina o Azrael.

En cuanto a la duración, el juego es enorme y como la historia es muy interesante, las misiones tanto principales como secundarias son variadas y los combates van aumentando de dificultad de manera que terminas utilizando todas tus habilidades, el juego es bastante largo, fácilmente treinta horas.

Además, al ser un entorno completamente abierto desde el principio, tienes montones de localizaciones que visitar, desde el jardín botánico, la torre del reloj, indusrias Wayne, dos dirigibles, y muchos sitios más a cada cuál mejor ambientado, como los estudios Panessa, con varios carteles homenajeando a Basil Karlo (Clayface) y a los Flying Graysons (padres de Nightwing).

En resumidas cuentas, es un juego genial pero tiene un par de cosas que no me han gustado.

Contra la excavadora gigante

Para empezar, el abuso del Batmóvil. Es divertido de usar, pero las batallas de tanques se multiplican hasta una misión en la que tienes que cargarte 40 tanques, continua con la destrucción de siete tanque cobra, tanques que te destruyen con dos disparos y que solo puedes destruirlos en un punto y, cuando termins con esto, hay que destruir el tanque del Caballero de Arkham que es más divertido pero llegas harto de tanto tanque. Calculo que en el juego habré destruido unos 150 tanques, que es sin duda una cifra exagerada. Luego hay misiones de manejo del Batmóvil, que no es precisamente sencillo de manejar, pero son secundarias y puedes hacerlas o no, aunque claro, pobre Catwoman si no las haces. No es una gran pega pero se hace un poco excesivo y en algún momento resulta francamente cansino.

Presentando sus respetos

Por otro lado, ha algo que me ha sorprendido mucho y es que realmente no tienes una gran pelea con los supervillanos. Prácticamente es derrotar a sus acólitos para derrotar al villano. Luchas como la que tenías contra Bane o Killer Croc en el primer juego no te las encuentras aquí. Es verdad que son muchos de ellos villanos que no tienen media bofetada para Batman, pero ¿El Caballero Oscuro?. En fin, se echa un poco de menos, la verdad.

Son dos detalles que restan un poco pero el juego merece muchísimo la pena y es un cierre colosal para la trilogía del caballero Oscuro. Además, con tres finales y que no hay que elegirlos. Uno cuando terminas la historia principal, el segundo cuando atrapas a varios de los villanos y el tercero si consigues terminar el juego al 100%. Merece la pena verlos, al menos los dos primeros, porque el del 100% no me convence, que es necesario encontrar todos los interrogantes del riddler y son más de 200, algunos divertidos de conseguir pero la mayoría no especialmente.

Un cierre maravilloso para los aficionados de Batman. Al menos para aquellos que no son tratados como jugadores de segunda, como los de PC.

Saludos fremen.