Segunda y última Crónica de la Madrid Games Week 2018

Como habéis podido leer en la Crónica de la Madrid Games Week, el jueves, el día de la prensa estuve en la feria y disfruté mucho. También es verdad que fue una visita un poco sintética porque, si bien es una oportunidad fantástica para poder probar todo o casi todo sin esperar colas y hacerte una amplia idea de lo que hay, lo cierto es que no te haces una idea de lo que es la MGW en un día normal con los miles de aficionados acudiendo para disfrutar de las experiencias que ofrece.

Para empezar, acceder al recinto en coche ha sido complicado. La Policía Municipal había cerrado varios accesos y hubo que hacer una larga cola de coches hasta poder girar en alguna parte y llevar el coche al parking correcto que está al lado del pabellón 12. Una vez ahí agradecí de corazón la acreditación porque la inmensa cola de entrada auguraba una espera de cerca de una hora o más.

AL entrar al recinto, nada que ver con el jueves. Había gente de toda edad y género, pero mucha, mucha. Como esperaba, los stands estaban petados con largas colas no ya hacia los juegos de Xbox, Namco o Nintendo, sino también a todos los demás, fueran de PC como Nacon o de realidad virtual, de chucherías como Fiesta. Daba igual, había gente de sobra para que todos los stands tuvieran éxito.

Constatado esto decidí pasar por la parte Retro y de E-Sports para ver si esa ubicación separada del grueso de la feria afectaba a la cantidad de gente que había. Lo cierto es que había mucha gente pero no era agobiante como en los otros dos pabellones.

IMG_20181021_120501

Para empezar, nada más entrar te encuentras el escenario en el que estaba la semifinal de Clash Royale en el escenario y con narrador y un público entregado.

IMG_20181021_130645

De ahí crucé a la parte retro y estaba con mucha gente. La parte de las máquinas antiguas de Ginés estaba petada. Lo que me contó es que en estos días habían roto cinco de sus máquinas. Haceos una idea que alguien que emplea su tiempo y dinero en restaurar máquinas antiguas haciendo no solo una labor de preservación sino también una labor de divulgación y de la manera más divertida, poniéndolas a disposición de todo el mundo y de forma gratuita, vea como le van rompiendo algunas de estas máquinas. Eso tiene que joder mucho y yo me replantearía las cosas.

IMG_20181021_121713

Seguí dando una vuelta y encontré un área con distintas consolas a las que jugar y me decidí por Alex Kid in the Miracle World de Master System. Un juego sencillo pero que engancha mucho y te pica para seguir avanzando. Sencillo pero no es precisamente fácil.

Después me sentí como cuando descubres una zona secreta en un videojuego.

Había un área con al menos veinte ordenadores antiguos con juegos de ordenador en la que no había nadie. Un chico vigilando la zona y nadie jugando. Tanto es así que le pregunté y me confirmó que sí, que podía jugar a lo que quisiera. Pero era alucinante, todo lleno de gente y esa zona de PCs sin nadie salvo yo. Creo que la afición por jugar en PC se ha masificado a partir de Steam y los esports. Los que jugamos a juegos retro en PC aún somos más minoría que los que juegan a juegos retro en consola.

IMG_20181021_124233

El caso es que lo primero que me encontré fue un antiguo PC de HP con el Alien Trilogy cargado. Es un juego tipo Doom de 1996 y que es divertido y accesible de jugar. Parece que adapta de aquella manera las tres primeras películas de Alien, pero encontrar la escopeta e ir reventando Xenomorfos y Facehuggers garantizo que es de lo más satisfactorio.

IMG_20181021_124800

Un rato después seguí mirando y me encontré con una aventura gráfica que siempre he querido jugar pero que las veces que la probé lo dejé en la misma pantalla de inicio por diversas causas. Un clásico de Revolution, Beneath a Steel Sky (1994), el juego que es convirtió en un estudio a considerar en el ámbito de las aventuras gráficas y justo el anterior a Broken Sword. Esta vez sí pasé la primera pantalla y unas cuantas más y me quedé con ganas de continuar y de ver si hay versión en castellano (edito: sí la hay, la versión de GOG que tengo incluye el español y además un cómic y la banda sonora entre otras cosas) porque las aventuras gráficas en inglés se hacen duras.

IMG_20181021_130851

Lo siguiente fue mirar un poco las tiendas de máquinas Arcade, consolas y juegos pero con la cartera bien agarrada. Había una Game Boy Color transparente por 30 € que casi se viene a casa. El caso es que me encontré con que, en un stand bastante cutre y dejado de la mano de Dios estaban los chicos de Héroes de Papel, la editorial que saca esos libros tan buenos sobre Final Fantasy o Bioshock y que van a empezar a publicar bandas sonoras, que todavía no tenían allí.

Finalizado mi compromiso con lo retro tocaba darse una vuelta por la parte de los e-sports.

IMG_20181021_131332

Lo primero fue una competición del FIFA narrada como si de un partido real se tratara. No tenía mucho público.

IMG_20181021_131345

Lo del público no era precisamente un problema en el Stand de Counter Strike Global Offensive, que no era muy grande e iban a tener que apilar a la gente en cualquier momento.

IMG_20181021_131227

Ya de ahí pasé de nuevo al escenario principal dónde estaban en plena disputa de una partida de League of Legends con bastante seguimiento aunque menos que con Clash Royale.

Después de mirar un ratito emprendí la marcha con la sensación de que la feria había sido todo un éxito y mejor que la Madrid Gaming Experience del año pasado que también estuvo bien, pero que queda lejos de esta.

Hoy no compré nada salvo un Tea Bubble al que me he hecho adicto desde la Heroes Comic Con que fue dónde lo descubrí.

Esperemos que el año que viene sea aún mejor y haya aún más puestos porque, por muchos que han puesto este año nuevamente (y como todos los años), no han sido suficientes para evitar las colas kilométricas.

Por mi parte, a ver si yo me organizo mejor para el año que viene porque hubo gente que con la que podía haber quedado si hubiera estado el sábado y no tuve la oportunidad porque tenía otros compromisos.

Saludos fremen.