Liga de la Justicia

O cómo DC quiere ser Marvel sin dejar de ser DC y luego pasa lo que pasa.

La película de Warner Bros sobre los héroes más poderosos de la Tierra… en el universo DC, ha vuelto a contar con Zack “me paso los guiones por el forro” Snyder. No le tengo mucho aprecio a ese director del que solo me gustó “300”. Tiene tendencia a hacer películas más bien oscuras y en las que las cosas pasan para que quede bien dramáticamente o espectacularmente pero sin que necesariamente tengan lógica alguna.  Killer Punch o Batman Vs Superman son dos ejemplos de esto.

Con estos antecedentes, le tenía a la película muy poquita fé.

Además, partía de la base de que el casting me chocaba un poco. Tenemos a un Batman cincuentón escapado de “El regreso del caballero oscuro” de Miller que no pega con el hiperjovencísimo Flash, cuando en los cómics es un héroe con mucha experiencia y en la serie hace años que trabaja en la policía, no se está sacando el título. El tema de Flash merece caso aparte y lo comentaremos un poco más adelante.  El caso, los años no me encajan, y la versión de Jason Momoa de un Aquaman greñudo recuerda a la época del cómic guionizada por Peter David pero tampoco.

Es decir, es un batiburrillo un poco raro que, además, no parece bien pensado para dar una continuidad a la JLA más allá de esta película, por ejemplo, con Batman porque Ben Affleck no parece que vaya a seguir en ello más tiempo.

Estas eran malas señales pero hay otra que mencionaba antes y que se repiten desde hace tiempo en las películas de DC.

Por alguna razón, el universo DC televisivo transcurre en paralelo al universo DC cinematográfico. Seguro que es un desafío coordinar todo eso pero más me parece una guerra de egos entre Zack Snyder, hasta hace poco pope máximo de la vertiente cinematográfica, y Greg Berlanti, su homólogo en televisión. Así, tienen una serie con un enorme éxito como es Flash, en la que llevan creando una continuidad, un universo conectado del que se prescinde para volver a sacar una versión distinta de  Flash o un Escuadrón Supremo que nada tiene que ver con el de la serie Arrow o también otro Superman. Superman tiene justificación porque primero fue la versión de Henry Cavill y posteriormente sacaron u Superman en Supergirl. Dejando aparte este detalle,  creo que no tiene sentido, es confuso para quien no tenga cierto conocimiento y desaprovecha el concepto de Universo que tiene DC en sus cómics. Solo hay que ver la fantástica retroalimentación que hay entre las series de Marvel y las películas. No solo entre Agentes de SHIELD que han recibido a personajes como Lady Sif (Jamie Alexander) de Thor o al mismísimo Nick Furia (Samuel L. Jackson) y que la primera película de Los Vengadores influyó mucho así como la de El Soldado de Invierno, sino que la destrucción de la invasión Chitauri es lo que hace que “La cocina del infierno”  se hubiera convertido en el barrio peligroso y marginal en el que es necesario Daredevil.  No tiene mucho sentido desaprovechar esas sinergias sobre todo con el buen resultado del universo televisivo.

Malos antecedentes como el Escuadrón Suicida o Batman Vs.Superman, por no ir más atrás, tampoco me animaban mucho a confiar en la película.

Sin embargo la película no es el horror que me temía. Zack Snyder sufrió una terrible tragedia familiar y se retiró de la dirección de la película cuando esta ya estaba prácticamente terminada, encargando Warner la dirección de lo que quedaba a Joss Whedon (Director de Los Vengadores casualmente y co-guionista de la película) , el cual hizo importantes cambios en la película buscando equilibrarla con algo más de sentido del humor y dando más papel a Superman. Supongo que el exitazo de Wonder Woman, la más Marvel de todas las películas DC, hizo que consintieran dar un giro hacia el humor para que hubiera un descanso de la tensión y la tragedia.

El resultado es una película pura de superhéroes en el que estos se unen para acabar con una terrible amenaza resucitada del pasado, uno de los Nuevos Dioses de Apokolips, Steppenwolf y sus Parademonios.

La película es muy entretenida, dura dos horitas justas y no se hace nada pesada. Además, Gal Gadot sigue siendo una impresionante Wonder Woman y, en general, todos están muy bien en su papel.

Pero dista mucho de ser redonda, con algunas cosas que a mi no me han convencido.

Recuerdo estar viendo la película y en un momento dado ver a Superman y quedarme pensando “le pasa algo raro en la cara”. Entonces me acordé de la polémica que se montó respecto a que tuvieron que borrarle un bigote digitalmente en las nuevas escenas rodadas porque estaba trabajando en Mission Impossible y salía de esa guisa. Me parece increíble que puedan recrear mundos enteros y no sean capaces de eliminar un bigote de una forma convincente. Además, es que está realmente mal hecho porque llama mucho la atención aunque no sepas nada de la polémica.

darseid-and-thanosBusca las siete diferencias

El villano, Steppenwolf, me da toda la impresión de que han incluido a este Nuevo Dios de segunda en lugar de a Darkseid por el considerable parecido con el villano de las dos próximas películas de Los Vengadores, Thanos.  Porque si no, escoger a este villano sin carisma ni historia importante en los cómics teniendo a su famoso tío, no tendría sentido.

Por último, la figura de Superman en la película. Fue una memez más matar a Superman en Batman Vs. Superman cuando ya estaba anunciada la película de la Liga de la Justicia, así que obviamente, aparece en esta película como todo el mundo puede ver desde los carteles hasta los trailers.

A partir de aquí hay SPOILERS

El problema con la aparición de Superman es que es demasiado poderoso. Cuando consiguen resucitarlo todavía desconcertado se enfrenta a todos los héroes de la LIga y barre las calles con ellos. En los cómics se supone que Wonder Woman tiene un nivel similar de poder pero acaba con ella como si fuera una niña, igual con todos los demás.

Esto mal, pero el enfrentamiento con Steppenwolf es inexistente, le barre sin despeinarse ni necesitar ayuda de nadie.

Así que la película da la impresión de que estás haciendo tiempo hasta que aparezca Superman y arregle el día, todo lo demás es superfluo e innecesario.

Fin de los Spoilers

Así que la película queda muy desequilibrada a partir de la aparición de Superman.

Con todo es entretenida y se deja ver pero está muy lejos de las mejores. El resultado en taquilla disto mucho de ser malo. En USA solo han sido 229 millones de dólares que haría que la película diera pérdidas pues fueron 300 millones el coste de la misma. Afortunadamente en el mercado internacional han conseguido 428 millones más. Se dice que para que una película dé beneficios ha de ganar el doble de lo que se invirtió y si es así apenas llega pero lo consigue. Es decir, por números y potencial se justifica una secuela pero ¿Realmente DC y Warner tienen claro por dónde ir?  Han pasado los mandos de universo cinematográfico a Geoff Johns, un fantástico guionista con un conocimiento enciclopédico de DC. Esperemos que sea un cambio para mejor y de una película entretenida pero menor como esta Liga de la Justicia vuelvan a hacer grandes películas.

Saludos fremen.