Premios Carlos Giménez 2017: Intemperie

intemperie-001

Como procuro hacer con los cómics que me apetece leer, procuro tener la menor información previa posible para no llegar a él con ninguna idea preconcebida.

Lo que me he encontrado es una historia costumbrista cercana al tremendismo. Estamos hablando de un chaval que tiene que huir de su casa por los malos tratos del padre, una mala bestia que no solo le pega unas palizas terribles si no que lo vende al alguacil del pueblo, muy bien caracterizado en algunos momentos como un demonio, y a partir de aquí hay una serie de personajes a cada cual peor.

intemperie-060

Estamos seguramente cerca de Jaén por los olivos y las chumberas y es todo tan viejo y decrépito y la historia es tan universal que podría ser casi en cualquier siglo. Hay en el pueblo un depósito para el trigo de este siglo, la motocicleta del alguacil más los comentarios sobre soldados yendo al frente me llevan a pensar que la historia debe suceder en torno a los años 30.

Afortunadamente no todo es malo para el chaval. Encuentra en el camino a un viejo pastor que, a su manera taciturna y callada, le acoge y le ayuda en lo que puede, a pesar de la persecución del alguacil y su ayudante por haberse escapado de casa.

intemperie-063

La historia me ha gustado porque está muy bien contada, el dibujo recuerda al de André Juillard (Las siete vidas del Gavilán) y transmite la sequedad, el sol de justicia, la maldad y los momentos oníricos de forma muy efectiva, aunque algunos momentos y algunas páginas las hubiera firmado Moebius sin problema, lo que parece casi antagónico pero, sin embargo, el autor consigue que encajen muy bien.

intemperie-031

El cómic es una adaptación del libro homónimo de Jesús  Carrasco por Javi Rey, un dibujante cuya carrera se ha desarrollado al norte de los pirineos trabajando para Dupuis cuya primera obra importante publicada en España es esta.

intemperie-124

Comentaba que el cómic está muy bien. Sin embargo, me cuesta entender la insistente persecución al chico por parte del alguacil. Es decir, al principio da la impresión de que a nadie le importa realmente el chico y sin embargo el alguacil recorre una enorme cantidad de camino fuera de su jurisdicción para poder encontrarlo. Me choca un poco aunque, como se cuenta desde la perspectiva del chico, eso no significa que las cosas funcionen como él cree que funcionan.

En definitiva, es un buen cómic con un final agridulce, como no podía ser de otra manera. Una obra muy prometedora muy bien editada por Planeta con una larga entrevista a los autores de esta historia.

Desde luego, me he quedado con ganas de ver más cosas de Javi Rey, estaría bien que tradujeran los cómics publicados en Francia.

Saludos fremen.