Premios Carlos Giménez 2017: Jamás tendré 20 años

jamas-001

Nuestra guerra civil tuvo una sola visión durante los 40 años del franquismo. Cuando llegó la democracia se quiso dar testimonio de qué más había pasado y durante los siguientes 40 años la profusión de historias sobre la guerra civil ha sido inmensa y en todos los ámbitos. Aunque hay auténticas maravillas reconozco que es un tema que me cansa y cuando vi que el álbum de Jaime Martín estaba ambientado en esa época y la posterior me echaba un poco para atrás. Menos  mal que seguí adelante.

jamas-008El tiempo no lo cura todo

También me descolocaba porque no leía nada suyo desde El Víbora donde firmó historias tan extraordinarias y a la vez tan urbanas como Sangre de Barrio o Los primos del Parque. Pero el caso es que esa portada con los colores de la CNT y la protagonista con el puño en alto el gorro del sindicato anarquista y la rosa prendida me llamó mucho la atención lo suficiente para arriesgarme a probar.

jamas-070La terrible situación obligaba a ser creativos

El cómic es un cómic ambientado en esa esa época pero tiene algo que engancha desde el primer momento, destila humanidad y verdad por los cuatro costados. No es un cómic de la guerra civil al uso como podrían ser “Río Manzanares” o “Gorka Gudari”, de Antonio Hernández Palacios, sino que es más bien la historia de Isabel y Jaime, dos personas que vivían en España en 1932 y cómo los tremendos acontecimientos que se dan en el 36 les afectan, cambiándoles la vida, pero también es una historia de adaptación y superación, de pérdida pero también de alegrías y de esfuerzo.

Los personajes, cuenta luego Jaime Martín, están basados en sus abuelos y quizá sea por eso por lo que las historias se sienten tan reales, por los detalles cotidianos, las pequeñas cosas y las no tan pequeñas, que son las que conforman la historia de su vida.

Está contada de forma muy interesante y al empatizar tan rápido con los personajes conforme avanza el tebeo pasas por la rabia ante el golpe de estado, la vergüenza al ver a españoles delatando a otros por sus ideas, el enfado por los abusos, el miedo de que esos personajes que has empezado a querer no solo lo pasen mal, sino que mueran, la alegría en ciertos momentos o la esperanza de que puedan salir adelante a pesar de todo. Además el dibujo es muy bueno de línea clara y narrativa muy eficaz, lo que ayuda a que la historia llegue al lector y no suponga una barrera para la misma.

jamas-060La convención de Ginebra no se tenía muy en mente

Es una historia magnífica que sirve para disfrutar tanto como para reflexionar ante la situación actual. No se puede decir que sea un cómic divertido porque ese no es su objetivo pero sí que entra en la categoría de muy interesante y entretenido, porque no va sentando cátedra sino que cuenta la vida de dos personas y lo que podría parecer un tostón costumbrista por el contrario tienen una historia de lo más apasionante. Precisamente el no sentar cátedra es algo que le favorece mucho y que invita a reflexionar. Los dos protagonistas luchan toda la vida contra multitud de problemas, es lo que les tocó y así tuvieron que vivir su vida. Pero las cosas hubieran podido ser muy distintas si no hubiese sucedido esa guerra. A día de hoy estamos con una situación complicadísima y con la gente radicalizándose cada vez más. Ojalá que no sea una profecía de lo que vendrá, porque la historia es muy interesante, pero no creo que nadie quisiera vivir lo que ellos.

El álbum está publicado por Norma Editorial. En definitiva un cómic de lo más interesante, muy muy recomendable.

Saludos fremen.