Las nuevas series: Outcast

Se acaba de estrenar la nueva serie basada en el cómic de Robert Krikman The Outcast. Con bastante expectación dado el espectacular éxito de su anterior serie, The Walking Dead, que ya tiene un spin off (Fear the walking Dead) y tiene récords de audiencia y de descargas.


Conforme se acerca el verano llegan los estrenos a las pantallas- Desde el éxito que fue “La cúpula” hace tres años las cadenas de televisión se han dado cuenta de que hay muchos espectadores dispuestos a seguir una serie en verano y, desde entonces, se han realizado series de mucha calidad junto a las de relleno tradicionales de estas fechas.

Outcast es una de esas series que llega para la temporada veraniega y es cualquier cosa menos una serie de relleno.

Uno de los géneros que más éxito tiene durante estas fechas de calor y sol radiante es sorprendentemente el de terror. Penny Dreadful y The Strain son dos estupendos ejemplos de producciones de gran calidad y que se han estrenado en verano, como en realidad, era también La Cúpula.

Con un inicio impactante, Outcast nos presenta un tipo realmente hecho polvo, encerrado en su casa, sin ganas de hacer nada, la casa un pocilga. Vive solo en su casa de Roma, pero no la de Italia sino que esta pequeña ciudad está en Virginia Occidental. En la ciudad hay un niño que parece poseído o que ha tomado demasiado chocolate, cada uno tiene su teoría y el protagonista, nuestro hecho polvo héroe Kyle Barnes (Patrick Fugit, Gone Girl), después de que hermana Megan (Wrenn Schmidt, Person of Interest) lo saque de casa, se entera de ese niño, lo que puede tener relación o no con su pasado y las razones por la que la gente le mira raro, murmura y el se culpa de lo que hizo.

El capítulo piloto está magistralmente bien contado. Se va revelando información progresivamente sobre el protagonista mientras este va saliendo de su aislamiento motivado por la culpa y la necesidad de respuestas hacia ese niño que está tratando el Reverendo Anderson (Philip Glenister, el gran Gene Hunt de Life on Mars). Las conexiones se van revelando de forma natural en conversaciones t en otras ocasiones con breves flashback que la principio no tienen mucho sentido pero que lo van adquiriendo hasta mostrar una imagen completa de la historia que es bastante jodida, la verdad.

Los actores, semi desconocidos, hacen una buena composición y están creíbles en sus papeles. La historia es muy buena porque, contando lo que se ha contado tantas veces y que desde el Exorcista no se ha mejorado, consiguen hacer un capítulo de un interés y una calidad muy altas contando de manera precisa la historia, reservando la información hasta el mejor momento para mantener en durante todo el capítulo el interés.

La produce el propio creador del cómic, Robert Kirkman.

Página de Outcast#1 de Paul Azaceta

En definitiva un buen capítulo piloto de una prometedora serie de terror. Ahora bien, ¿Qué tal es como adaptación del cómic? Pues no se puede decir otra cosa que magnífica. Sigue con fidelidad el cómic cambiando algunos detalles que posiblemente se cuenten posteriormente.  Incluso diría que el capítulo supera al cómic y eso que el dibujante del mismo, Paul Azaceta, es muy bueno con un estilo noir muy en la línea de gente como Eduardo Risso,  Sean Philips o Michael lark, entre otros, que se adapta genial a la historia tipo “Vertigo” que cuenta, pero que aún mejor está contado en la serie.

De cualquier manera, tanto el cómic como el piloto de la serie son muy recomendables. Ahora, a esperar los siguientes capítulos y ver qué tal evoluciona la serie.

Saludos fremen.