El cuento de la princesa Kaguya de Isao Takahata

En el año 2014 el Studio Ghibli cerró sus puertas y este fue el colofón a casi 15 años de realizar algunas de las mejores películas de animación. La última ha sido esta, obra del otro gran director de Ghibli aparte de Miyazaki, Isao Takahata.

Famoso por “La tumba de las luciérnagas”, Takahata en este caso decidió adaptar una historia tradicional japonesa, El cuento del cortador de Bambú, parece que del siglo X.

La historia cuenta como el cortador de bambú encuentra en un brote de bambú una princesa diminuta y como al cogerla la mujer se transforma en un bebé, que crecerá  muy rápido y se convertirá en una joven de belleza mítica, lo  que hará que los hombres más poderosos del reino queden prendados por ella.

Si la historia es muy interesante, con momentos divertidos, conmovedores o, ingeniosos, la película está muy bien arropada por la animación y la música.

La animación es sorprendente, completamente distinta a cualquier otra que conozca de Ghibli.

La princesa Kaguya vuelve a la luna. Tosa Horomichi, S. XVII

La animación parece realizada con una mezcla de tinta china y aguadas y los trajes, personajes y paisajes recuerdan a las ilustraciones del S.XVII que realizó la escuela Tosa para el cuento del Bambú. Así, tiene ese aspecto tradicional pero absolutamente innovador, con momentos de ensoñaciones, vuelos y la venida de la luna a la tierra que son maravillosos.

La música no se queda atrás, el gran Joe Hisaishi crea unas composiciones tradicionales tocadas con el Koto junto a una preciosa canción que tiene importancia en la historia que acompañan muy bien a la princesa Kaguya, mientras que realiza otras composiciones orquestadas en momentos de más acción o que no implican tan directamente a la princesa, adaptando la música a lo que sucede y creando sensaciones. Especialmente adecuada es la composición en que vuela y como se adapta a la caída de la princesa para cambiar cuando va a llegar al suelo.

Se ha estrenado en España el pasado viernes 18 y recomiendo verla, es una película preciosa, interesante, divertida y emotiva y con una animación y una música superlativas. Una gran película y un colofón más que digno a un gran estudio.

Saludos fremen.