Las nuevas series: Viajeros (Travelers)

Esto de las temáticas en las series va por oleadas. Durante años no hay una serie de viajes en el tiempo y de repente todo el mundo tiene algo que decir. A la magnífica El ministerio del Tiempo, la mediocre Timeless, la interesante Outlander y la entretenidísima Legends of Tomorrow se une Travelers que brilla con luz propia y que es diferente a todas las anteriores.

Es curioso decir que es original pero es que las tres anteriores viajan al pasado para proteger la historia y que esta no cambie… aunque se lo pasen por el forro la mayor parte del tiempo, especialmente Legends of Tomorrow.

Travelers es todo lo contrario. Dentro de algunos siglos la humanidad, avances y todo, estará al borde de la extinción. En esa época han encontrado un método para enviar al pasado a sus agentes a los que denominan viajeros. Así, hay distintos grupos cumpliendo distintas misiones para intentar evitar ese futuro.

Los protagonistas son cinco agentes enviados a salvar el mundo con distintas capacidades que se reencarnan en personas que estaban a punto de morir por el método de salvarlos justo antes de que mueran sobrescribiendo la conciencia del viajero sobre la del que iba a fallecer.

Así, la serie trata de las misiones que tienen que ir realizando con el apoyo puntual de otros viajeros mientras lidian con las vidas personales de cada uno. Vidas que traen estudiadas del futuro pero que, ¡oh! sorpresa, conocen sus datos a través de las redes sociales que, como descubren con dramáticos resultados, mienten un poquito sobre cada uno, resultando que la médico del equipo acaba en el cuerpo de una enferma neurológica mientas que el historiador del equipo acaba en el cuerpo de un yonqui.

La serie tiene un ritmo magnífico, la historia subyacente que es si la actuación del equipo consigue cambiar el futuro, está acompañada de las misiones de cada capítulo y son buenas historias, con un buen ritmo y un interés creciente que es mayúsculo ne la parte final de los doce capítulos que tiene, consiguiendo un cóctel muy adictivo de acción, ciencia ficción e intriga.

Los actores no son demasiado conocidos con la excepción de Erin McCormack (Perception, Will & Grace) que además del protagonista es productor. El creador de la serie es Brad Wright, muy conocido por haber desarrollado para televisión toda la saga de Stargate.

Una serie, fresca, interesante y contra-corriente en el planteamiento, que engancha como pocas y que recomiendo con entusiasmo a cualquiera que le guste la ciencia ficción.

En España está disponible entera en Netflix.

Saludos fremen.