La desconcertante estrategia de Microsoft

Menudo cabreo tengo. Pensaba comprar Quantum Break pero me he encontrado con 70 € de nada que pide Microsoft, digital, sin gastos de producción, empaquetado, almacenamiento o distribución (parece que tampoco de optimización) mientras que la versión de ONE cuesta en Amazon 56 €.

No entiendo la estrategia de Microsoft. Va dando bandazos de un extremo al contrario, como cuando Florentino Pérez contrata a entrenadores para el Real Madrid.

Primero su apuesta con ONE en la cual era imprescindible la conexión online, KINECT y los contenidos multimedia, creando Microsoft Studios.
Después quita la obligatoriedad del online.
Después desaparecen Kinect que ya no es imprescindible y cierra los Microsoft Studios, cargándose la serie de Halo y produciendo únicamente el documental sobre los juegos enterrados de E.T.

La siguiente estrategia apuesta por exclusivos para batir a la competencia y la retrocompatibilidad, esa retrocompatibilidad que era totalmente imposible y que llega dos años después del lanzamiento, cuando mucha gente ya había vendido sus juegos de Xbox 360 (un servidor, por ejemplo).

Después decide que no, que lo que interesa es formar  un ecosistema con el Windows 10 del PC y que sus exclusivos van a salir en PC.

Cuando se empieza a materializar esta nueva apuesta y empiezan a salir esos exclusivos, empiezas a sospechar que no es una política ni bien meditada ni bien coordinada.

Primero, esos exclusivos salen en la tienda de Windows 10. Lógico, la apuesta para recuperar el cetro del PC pasa por destronar a Steam y en tal caso no le das tus juegos para que los venda, aunque vendieras muchos más, porque es una apuesta por potenciar tu tienda.

Pero ahí se acabó toda la lógica.

La tienda para comprar juegos y aplicaciones para ¿el PC?

La tienda es un absoluto desastre.

Para empezar, porque me interesa y sigo la actualidad de los videojuegos, leo páginas web, sigo blogs, etc.,  sé que salieron Killer Instinct y Quantum Break para PC pero solo ha que ver la imagen de arriba para ver qué aparece en la portada de la tienda. Candy Crush y otros juegos y aplicaciones de móvil.

Nada de sus dos juegos estrella. Nada de sus juegos exclusivos, los que les distinguen de la competencia.

La portada es un batiburrillo basado en la tienda de Apple.

No tiene ninguno de los servicios de Steam como partidas en la nube, poder compartir los juegos o el reembolso si el juego no te gusta, entre otras características.

Para  encontrar Quantum Break o Killer Instinct hay que escribir sus títulos en el buscador.

Una vez los encuentras, en este caso Killer Instinct, lo descargas  pero, espera, no, que no me deja descargar donde quiera y me lo descarga por defecto, sus 27 Gb, en mi disco C: que es un disco SSD de 128 Gb para el Sistema operativo.

Me vuelvo loco buscando y no, no se puede descargar cada juego donde quieras. Lo que puedes hacer es ir al inicio de Windows 10, buscar configuración/almacenamiento y allí definir dónde se descargará por defecto todo lo que descargues en el PC. Pero cada juego o aplicación no es posible.

Eso el otro día y bastante sorprendido pero el colmo ya fue ayer.

Quantum Break, en PC, cuesta mucho más caro que en ONE. ¿esa es la idea de reconquistar el mercado del PC? Los juegos para PC son más económicos que los de consola. Sin ir más lejos, su competencia directa porque sale en este mismo mes, Dark Souls III sale en Steam por 56 € y en PC, en físico, por 51 € en Amazon.

Además, si te piden 70 €, más que el de ONE, el juego al menos será mucho mejor, pero parece que no, que está extremadamente mal optimizado, e incluso, si el juego ocupa 42 Gb, curiosamente solo se instala una parte de los gráficos, imagino que la que no sea la de la serie, que tira de internet porque ocupa otros 75 Gb, así que con una conexión lenta de internet estás perdido, extremadamente corto y muy mal optimizado, con multitud de errores y fallos como pedirte que no apagues la consola mientras graba o que no se pueda salir del juego.

Con semejante dolor de tienda, con decisiones tan idiotas, el dominio mundial de los videojuegos de Microsoft va a tardar un tiempo. En mi caso, me he tenido que buscar la vida para poder comprarlo a buen precio y al final ha habido que comprarlo en Tailandia.

Creo que Microsoft se está equivocando en varias cosas. Dice que escucha a los usuarios, pero parece que es a todos a la vez y las decisiones que toma las varía muy rápido, casi antes de que tengan oportunidad de cuajar.

La imagen que están transmitiendo es que no se sabe a dónde va la Xbox ONE y que con esa política de si la están apoyando, o no, o sí o yo que sé, se causa la duda respecto a la consola.

Una consola, no lo olvidemos, que es más limitada técnicamente lo que provoca que los juegos multiplataforma, que son la gran mayoría, se vean mejor y funcionen mejor en PS4 y PC.

Si comparten los exclusivos que podrían decantar la compra de una ONE con el PC, la combinación más interesante para jugar a todo y a la mejor calidad es PS4 con el PC.

Pero si esos exclusivos de ONE que ahora tiene el PC salen aprecios prohibitivos, sus ventas se van resentir, con lo que no venderán la ONE porque la gente, ante su anuncio de sacarlos en PC seguirá optando por la PS4 pero venderán cuatro juegos en PC porque cuando el jugador de PC quiera jugarlo y se encuentre 70 € por un juego digital que encima solo dura nueve horas, tres de ellas de la serie, mayoritariamente no lo va a comprar, pero tampoco se va a comprar una ONE si ya tiene un PC y una PS4.

Mensajes contradictorios, no es una buena estrategia por parte de Microsoft.

Saludos fremen.