Las nuevas series: El infiltrado

Uno de los mejores lanzamientos del año. Una serie de espías con un tour de Force entre dos grandes actores como son el más que contrastado Hugh Laurie (Los amigos de Peter, Dr. House) como el multimillonario Richard Roper y el sorprendente Tom Hiddlestone (Los Vengadores, Thor) como el director del turno de noche de un hotel en El Cairo Jonathan Pine. O al menos así será al principio.

La serie está basada en la novela de John LeCarre “The night manager” y cuenta la historia de un millonario que se hace pasar por importador y exportador de maquinaria agrícola pero que realmente es un traficante de armas y la directora de una agencia de seguridad británica, Olivia Burr(la inconmensurable Olivia Colman, Broadchurch), lleva años tras él hasta que por un giro del destino tendrá la posibilidad de acercarse a él gracias a Jonathan Pine. A partir de aquí se tejerá una trama que abarca El Cairo, Suiza, Madrid y Mallorca.

La serie es magnífica y una de sus razones, a la que contribuye en buena medida un reparto extraordinario en que los secundarios tienen tanta fuerza como los actores principales, es la tensión. Es una serie que crea una atmósfera de tensión contenida, de calma antes de la tempestad, que hace muy intenso cada capítulo.

Hablaba del reparto de secundarios. En general son muy buenos pero hay que destacar la mano derecha de Roper, Rory Corcoran (Tom Hollander, Misión imposible: Nación fantasma) como el director de la inteligencia británica Geoffrey Dromgoole (Tobias Menzies, Outlander) o el enlace de la CIA Joel Steadman (David Harewood, Supergirl o Homeland).

También hay dos actores españoles que están bien en su papel, aunque aún no han tenido mucho protagonismo. Son Antonio de la Torre (La isla mínima) y Marta Torné (El internado).

Esuna gran serie, de espías pero nada que ver con Bond, Bourne, Hunt o Kingsman, sino de John LeCarre, es decir el de Llamada para el muerto, El espía que surgió del frío, El sastre de Panamá o El topo, por ejemplo. Así, la trama trata de muchos temas de fondo que incluyen la crisis, corrupción política, intereses sobre justicia, pero todo ello como un trasfondo sobre el que se construye la historia de dos hombres que son como David y Goliath, pero cuando ves la serie no puedes dejar de pensar que el único caso conocido en que David derribó a Goliath pasó hace más de 4000 años y fue un milagro.

En la mayoría de las películas y series de espías, a pesar de tener el héroe todas las de perder en el fondo sabes que va a ganar contra viento y marea. Aquí, más bien esperas que lo consiga, pero no lo ves nada claro.

Una gran serie, lo mejor del año por el momento.

Saludos fremen.