Tokyo Godfathers

El cuento de navidad más extraño que he visto nunca.

No conocía nada de Satoshi Kon aunque me lo habían recomendado bastante y me encontré este Tokyo Godfathers sin saber nada de ella.

Tres indigentes: un borracho, una travesti y una adolescente fugada se encuentran en Tokyo un bebé y saca lo mejor de ellos, decidiendo que es un regalo de Dios y cuidándolo.

https://youtu.be/2yA1d5ij-uQ

Son tres seres tan improbables como padrinos que yo creo que solo los superan los protagonistas de Tres Padrinos de John Ford.

En esa noche, los tres protagonistas pasarán por todo un periplo, entre otras cosas salvarán a un hombre de ser aplastado por su propio coche, en la boda de la hija de este hombre se verán envueltos en el asesinato del novio de la hija por un asunto mafioso, cogerán a la adolescente y al bebé como rehenes, acabarán en el hospital, tendrán que recuperar el bebé varias veces de las situaciones más variopintas.

Antes he citado a los tres padrinos, pero creo que tiene más influencia de Frank Capra (Sucedió una Noche, Juan Nadie, Un gángster para un milagro). Era de los escasísimos directores que era capaz de hacer una película con buenos personajes, con valores y con final feliz sin caer en la cursilería. Satoshi Kon consigue lo mismo. Los improbables protagonistas, la hez de la sociedad bienpensante, muestran sus miserias, sí, pero también su buen corazón, su capacidad de autosacrificio por el otro y de superación de su egoísmo en ciertos momentos.

Satoshi Kon mezcla con gran habilidad los momentos de drama y tensión con los muchos momentos divertidos, sin renunciar a la espectacularidad, como en la última parte del filme, con unos protagonistas que normalmente jamás serían protagonistas de nada y que sin embargo los muestra como seres humanos muy valiosos, dispuestos a sacrificarse si uno de ellos lo necesita, y con un precioso final feliz de libro de los que no se suelen ver.

El resultado es una muy buena película, olvidándonos de que es de animación, aparte de ser, rotundamente, una de las mejores películas navideñas.

La animación es realista, con un uso de las sombras muy adecuado ya que transcurre de noche, y una iluminación de Tokyo preciosa.

La película me ha gustado mucho y me ha sorprendido. No sé que esperaba de ella pero ha sido muy distinta a la mayoría del anime que he visto y es una película que recomiendo a cualquiera que le guste el buen cine.

Saludos fremen.