Análisis: Castlevania Lords of Shadow – Mirror of Fate (3DS)

Castlevania: Lords of Shadow – Mirror of Fate es un juego publicado por Konami y desarrollado por Mercury Steam para Nintendo 3DS. Siendo publicado en marzo del año 2013, en Norteamérica, Europa y Japón (En ese orden). Posteriormente durante el mismo año, contaría con una edición en HD, para Playstation 3, Xbox 360 y Microsoft Windows, además de formar parte del recopilatorio Castlevania: Lords of Shadows Collection. Es un juego perteneciente a la sub saga Lords of Shadows, desarrollada por el estudio anteriormente mencionado. Este título se sitúa entre el primer Lord of Shadows y el segundo. Es el primer videojuego de la saga Castlevania en contar con soporte para 3D estereográfica, aunque el juego posee un enfoque en 2.5D.


El argumento del juego comienza con un breve prólogo que sucede un año antes que los acontecimientos del primer Lords of Shadows (Mercury Steam, 2010), donde vemos como Gabriel Belmont, pasa la noche con su esposa Marie, antes de partir a un desconocido castillo junto con algunos caballeros de la hermandad. Gabriel resulta herido en un combate contra un poderoso demonio, pero logra incorporarse y atraparlo. De manera paralela, vemos como Marie da a luz en secreto, al hijo de Gabriel, Trevor.

A pesar de ello, los líderes de la hermandad deciden ocultar a este de su padre, quien se sabe que será corrompido por la oscuridad. Recibiendo así un collar con un espejo mágico. Además, mencionan que él bebe deberá ser separado de ella, para estar más seguro. Así comienza la historia del juego, la cual será contada a través de tres personajes pertenecientes al clan Belmont. Donde descubriremos el destino de cada uno de estos personajes, y del misterioso espejo que da nombre al juego.

A nivel argumental el juego nos presenta una historia no tan compleja, pero que, si busca dar giros en el guion de manera constantes, además de utilizar una estructura que cuenta la historia en distintas épocas. Algunos elementos que apoyan este apartado son la nota de guerreros caídos que mencionan eventos del pasado o de los enemigos de la zona.

Jugablemente nos encontramos ante un título en dos dimensiones, que puede recordar fácilmente a las entregas de Castlevania en la línea de Symphony of the Night (Konami, 1997). Aunque al poco de jugar nos damos cuenta de que toma algunos elementos como el estilo de combate de su precuela, aunque claramente adaptada a las dos dimensiones.

De este modo, nos encontramos con combates muy en la línea de un hack ‘n slash donde luchamos con uno o varios enemigos en áreas reducidas, con un sistema que premia el uso de combos y el saber esquivar y bloquear. Precisamente relacionada a esta última acción nos encontramos con un sistema de parry que nos permite contraatacar favorablemente un ataque si bloqueamos en el momento correcto, aunque también cabe mencionar que existen ataques que no pueden ser bloqueados, los cuales se resaltan en el juego con un brillo blanco.

Así notaremos que el componente de acción se encuentra mucho más desarrollado que en cualquier otro sucesor de SOTN. Esto no quita que nos encontramos con elementos comunes de la serie como el uso de armas secundarias, tales como el hacha, una bomba eléctrica, un frasco de aceite (básicamente hace lo mismo que el agua bendita) o un bumerán (que más bien parece el clásico crucifijo de la saga).

De la misma manera comenzaremos con un personaje que comienza con habilidades bastante limitadas, pero que con el paso del tiempo irá obteniendo más objetos y artilugios para valerse por si mismo. Esto va desde conseguir la habilidad de realizar dos saltos, una mejora de nuestro látigo o poder escalar por las paredes. Asimismo, contaremos con un sistema de nivel que mayormente influye en poseer una mejora a nuestras estadísticas generales, así como para desbloquear nuevos movimientos de combate. Todo ello de manera muy simple, y sin la complejidad y personalización que recordamos de las entregas hechas en Japón.

Esto también aplica a la exploración existente en los escenarios, que es bastante limitada, escondiendo algunos pergaminos a modo de notas o expansiones de vida y magia para nuestro personaje. Esto causa que el backtracking en el juego no sea tan profundo, aunque si cuenta con uno que otro secreto bastante escondido.

Hasta el momento puede parecer que jugablemente el juego presenta problemas importantes o tengo alguna fijación negativa con el mismo, pero la verdad es que se puede apreciar que como un Castlevania en la línea de los anteriores es un juego que en la balanza sale perdiendo en términos jugables. Aunque como un juego de acción y exploración, es un juego bastante divertido e interesante, debido a que el enfoque más occidentalizado también le otorga una visión más cinemática al título.

A pesar de esto el sistema de combate del juego no es del todo optimo, debido a que la conversión de un sistema 2D a unos 3D no termina de cuajar del todo, esto hace a los combates un tanto monótonos, especialmente cuando contamos con movimientos de ejecución para algunos enemigos.

Los combates nos exigen bastantes reflejos para evitar el daño que recibiremos, con enemigos de distintas características, como enemigos voladores, con ataques cuerpo a cuerpo, ágiles y pequeños. Generalmente ocurriendo los combates en espacios donde la pantalla se bloquea y no podemos seguir avanzando. Esta situación se repite muchas veces a lo largo del juego e incluso cuando revisitamos algunos lugares, lo que puede terminar siendo un fastidio en algunas ocasiones.

Por otra parte, la implementación de puzles y secciones de plataformas se encuentra es bastante positiva, aunque nunca nos encontraremos con cosas tan complejas. Destacar algunas secciones que juegan con nuestros reflejos y con el tema de evadir una muerte inminente.

Pero si en algo destaca el juego es en las batallas con los jefes, debido a que mezcla de una manera bastante importante dificultad, estrategias y reflejos en los combates, sumado a escenas QTE que añaden espectacularidad a la fórmula.

Durante el juego viviremos tres capítulos protagonizados por personajes distintos, donde tendremos acceso a un set de habilidades algo distinto, por ejemplo, algunos manejarán la magia, otros utilizarán transformaciones y otros se apoyarán en espíritus. Curiosamente tanto las armas secundarias como estas habilidades funcionan tanto en combate como en la resolución de puzles, por lo que a pesar de ser limitadas se encuentran muy bien implementadas.

La dificultad del juego es moderada, aunque si posee algunos momentos difíciles durante los compases finales de cada uno de los episodios, principalmente porque los enemigos hacen bastante daño y los lugares para recargar nuestra magia o vida escasean bastante.

En cuanto a duración nos encontramos con un juego que oscila entre las tres horas y las cinco horas, teniendo algunos aspectos rejugables si no conseguimos el 100% en nuestro primer run, lo cual sirve para desbloquear un video que nos da más detalles sobre el final del juego.

Gráficamente nos encontramos con un juego bastante interesante, el cual usa una versión adaptada el Mercury Engine presente en Lords of Shadows. Lo cual hace que el aspecto del juego tome el tono sombrío y maduro que tiene el título mencionado. Así nos encontramos modelos para los personajes muy bien elaborados, aunque se echan en falta unas animaciones un tanto más fluidas (o una mayor cantidad) para nuestro personaje y los enemigos del juego.

Nos encontramos bastante variados entre sí, aunque la estética del título haga que el contraste entre unos y otros no sea tan alto, a pesar de ello nos encontramos con un pueblo, los alrededores del castillo, catacumbas, zonas acuáticas, áreas mecánicas e incluso zonas con un estilo barroco. Cada uno de estos escenarios juega muy bien con las capas de profundidad y los pequeños detalles de fondo, se aprecia un trabajo 3D importante, a pesar de que en lo personal no pueda utilizar en períodos normales este efecto.

La cámara del juego en general funciona correctamente, especialmente cuando se vuelve dinámica en algunos pasajes de algunos escenarios y realiza transiciones entre una perspectiva 2D y una 3D. El juego destaca bastante en algunas escenas generadas con el metro del juego, donde el juego rompe con el plano habitual de la saga, y utiliza otras alternativas como planos picados o frontales.

Aunque claramente donde el juego destaca a nivel visual son en las cinemáticas, que en un comienzo pueden parecer elaboradas por el motor del juego, aunque si apreciamos bien los detalles notaremos que poseen un cel shading mucho más intenso que en el resto del juego. Estas cinemáticas cuenta de muy buena manera la historia, al utilizar bien la expresividad en los personajes para dar un trasfondo menos plano a lo que se desarrolla en nuestra aventura.

A nivel de HUD contamos con un mapa bastante intuitivo que podremos consultar en todo momento, y que ira mejorando a medida que continuemos explorando. Como detalle importante, contaremos con la posibilidad de dejar marcas en el mapa, para anotar ciertos lugares que eran inaccesibles en una primera visita, pero que puedan ser explorados al conseguir ciertas habilidades.

A nivel musical nos encontramos con una banda sonora compuesta por Oscar Araujo (Blade: The Edge of Darkness, Castlevania Lords of Shadow), donde predominan las orquestas de corte épico y con tonos oscuros y maduros, generalmente acompañando la aventura con un sonido que invita a la precaución y a la acción. Algo que refleja muy bien lo que significa finalmente un viaje de un Belmont hacia el encuentro con Drácula.

El juego también cuenta con un notable doblaje en inglés (con subtítulos al español), principalmente el de Richard Madden que posee bastante sentimiento a los dos personajes a los que da voz, así Robert Cartyle como Drácula y Alec Newman como Simon Belmont.

En cuanto a efectos sonoros, el juego cumple bien con sonidos como pisadas, el goteo en las cavernas acuáticas, en el uso de los rieles eléctricos con el látigo y en los sonidos presentes en la cocina del castillo.

 

En resumen, nos encontramos frente una buena propuesta de acción y plataformas, que presenta elementos interesantes en un juego 2D, traídos principalmente de lo visto en un género más propio de las 3D. Lamentablemente en este paso de un plano a otro se pierden algunos elementos y otros no terminan de encajar. Pero esto no quita que el juego sea divertido, tenga una cantidad de tiempo aceptable para una propuesta portátil y una dificultad que se ajusta al jugador. El apartado técnico es de lo mejor para la época en la que fue lanzado dentro del catálogo de la consola. Pero sus fallas de ritmo y la simpleza en algunos aspectos del juego hacen que pierda algunos puntos.


Como juego de la saga Castlevania se aprecia una propuesta diferente mucho más enfocada a la acción que de costumbre en las propuestas similares que ha tenido la serie, en este punto se nota como un juego mucho inferior a todas las posibilidades que presentan los otros juegos dentro de la línea de entregas portátiles en las consolas Gameboy Advance y Nintendo DS. Al tener una personalizacion y toques de rol muy simplificados para la fórmula del juego. Esto se debe principalmente a una visión más occidentalizada de cómo debería ser el juego, y el intentar establecer un vínculo con su hermana mayor en las consolas de sobremesa.


Lo bueno:

  • Un apartado técnico notable para la portátil de Nintendo.
  • Es un juego exigente si no se juega con cuidado.
  • Bastante espectacular en algunos momentos …

Lo malo:

  • Aunque en algunas áreas puede ser bastante monótono
  • Los elementos de rol integrados y las habilidades son algo limitadas
  • La duración es un tanto escasa, considerando que manejamos a tres personajes distintos.

Nota: 7,4

Esta entrada viene a lugar, por el próximo lanzamiento de Metroid Samus Returns, el cual es desarrollado por el mismo estudio que el juego analizado, por lo que quiere establecer que, por lo visto, también se enfocarán bastante en una vertiente más de acción en comparación a otras entregas de la franquicia de Nintendo. También en su tiempo, vinculare este juego con el último trabajo de Mercury Steam. Hasta aquí la entrada del día de hoy, como siempre espero haya sido de su gusto.

En la línea de los Metroidvania, puedes ver mi colaboración para MinimalVG, mi análisis de Metroid II: Return of Samus o ver mis últimos streams de Symphony of the Night en Twitch.

Zhols

Estudiante de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales. Amante de los videojuegos y los cómics. Vive en el sur de Chile.

  • Es un buen juego, no me cabe duda, pero conforme ha pasado el tiempo mi recuerdo de él ha ido empeorando.

    Es un metroidvania y ya sólo por ello tiene mi amor. Aunque me gustó, lo cierto es que al compararse con juegos como los tres de DS y los tres de GBA pierde muchísimo. Ya sé que es otro “rollo”, pero aún así no deja de ser un mismo género. Gráficamente no me acabó de casar, aunque jugáblemente lo recuerdo interesante.

    Cuando lo jugué me gustó incluso más que Lords of Shadow. Ahora los pondría a la par. Buen juego, pero eso ^^