Títulos que marcaron mi 2020

2020 fue un año diferente para todo el mundo, las peculiaridades de este período a nivel global provocaron varios cambios en las vidas de las personas. Sin duda, uno de lo más notorios fue el hecho de pasar más tiempo en casa, por lo mismo, se podría decir que fue un ‘‘excelente año’’ para dedicarse a distintas formas de ocio, entre ellos los videojuegos.

Precisamente este último corresponde a mi caso personal, siendo el año en que más juegos complete (y por mucho). Así pude disfrutar de varios títulos que dejaron una que otra huella en mi ‘‘corazón de gamer’’. Por ello me gustaría hablar un poco de una pequeña selección de estos.


¡Recomendación!: En el primer especial de la segunda temporada de mi podcast C-SIDES PODCAST, ya mencioné tres títulos, si les interesa, los animo a escucharlos junto con las selecciones que hizo mi compañero Spiegel además de los audios que enviaron nuestros escuchas.


Esta selección de títulos no tiene un orden particular, porque siento que a su manera todos son juegos muy disfrutables y destacables. ¡Sin extenderme más, comencemos!

Red Ded Redemption 2 (Xbox One)

Luego de jugar al primero título hace varios años en mi PlayStation 3, siempre me mantuve expectante por la existencia de una secuela, la cual finalmente se hizo realidad hace poco tiempo. Obviamente al ver que se integró en el catálogo del Game Pass me puse a jugarlo casi desde su aparición en el servicio, lo cual terminaría siendo una excelente decisión, porque el juego no duraría más de 6 meses en este catálogo.

Ya entrando en el juego, sólo queda decir, que nunca me había encontrado con un sandbox que desarrolle de una manera tan elaborada sus misiones, todas se sienten distintas, tienen relevancia argumental, les dan espacio a distintos personajes y nos ponen en situaciones de todo tipo: cómicas, de acción, sigilo, contemplativas y curiosas.

Precisamente otro de los puntos fuertes en el juego son los personajes, todos ellos construidos de manera magistral, dado que, de verdad se nota como van cambiando a medida que los hechos del juego se van desencadenando y el tiempo va pasando en el mundo del juego.

Probablemente nuestro protagonista Arthur Morgan sea el caso más visible, pero sin duda esta característica pasa con varios miembros de nuestra banda. De verdad, que se echan en falta más juegos con esta evolución tan natural para los personajes, y es algo que espero de manera más constante en esta generación.

Por lo demás, un juego muy en la línea de Rockstar, gráficamente muy cuidado, un nivel de documentación y ambientación a niveles altísimos, y una jugabilidad que se disfruta bastante con un vasto mapa por recorrer y una que otra sorpresa en el camino.

Otras plataformas: PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox Series S/X


Ori and the Will of the Wisp (Xbox One)

Si han visitado con cierta regularidad este blog y me conocen algo más, sabrán que los metroidvanias son uno de los tipos de juegos que más me llaman la atención. Así luego de terminar el primer Ori hace pocos años y sabiendo que contaría con la segunda entrega de estreno en Game Pass. Me dispuse a esperar el día indicado a que el reloj marcara las 00:00 para poder descargar inmediatamente el juego.

Así me encontré con un título que mejora todo el buen hacer de su predecesor, siendo un juego mucho más extenso, con un control más refinado, incluyendo misiones secundarias y NPCs, lo que le otorga una dinámica distinta al mundo del juego.

A medida que vamos consiguiendo más habilidades vamos adquiriendo un nivel de movilidad impresionante, que se controla de una excelente manera. Además, en esta ocasión añadieron mayor profundidad al combate al contar con distintas opciones (‘‘armas’’) para atacar.

Por lo demás cuenta con varios desafíos para conseguir el 100%, todo en un precioso mundo gracias a los gráficos y la dirección de arte con la que trabajaron. La música sigue a un muy buen nivel, reflejando su variedad en los distintos paisajes del juego, añadiendo la capa de emotividad necesaria a la historia que busca contarnos este título.

El único detalle que podría mencionar es que en mi experiencia el juego conto con varios bugs feo, que sé que, hoy en día ya están solucionados. Así que nunca es una mala idea ponerse con este título.

Otras plataformas: PC, Xbox Series X/S

Hellblade: Senua’s Sacrifice (Xbox One)

Desde que conocí a Ninja Theory con ese infravalorado spin-off de Devil May Cry (DMC), me parecieron un estudio bastante interesante, más cuando pude corroborar lo mismo al jugar Heavenly Sword. Precisamente Hellblade comparte varios puntos con este último título, y era un juego del que había escuchado comentarios muy positivos, así que fue una grata sorpresa el ver que estaba en el Game Pass.

A pesar de que, lo jugué algo fragmentado queda decir que es un título muy interesante, al principio se acerca bastante a un walking simulator (cosa que no es que me disgusté), pero poco a poco nos encontraremos con puzles que trabajan las ideas de la percepción y la perspectiva que explotan de manera interesante los niveles del juego.

Por otro lado, contamos uno de los puntos más fuertes del juego: un enorme trabajo de sonido, porque si se recomienda jugar con buenos audífonos o un equipo envolvente, para sentir en carnes propias todas las voces que escucha Senua durante su travesía en el juego. Es más, existen hasta puzles que jugaran solo con nuestro sentido auditivo para poder ser resueltos.

Probablemente un punto que siento algo menos trabajado sea el sistema de combate, que se siente algo rígido, pese a que las batallas se sienten bastante coreografiadas a la hora de ser resueltas.

Más allá de esto, Hellblade es una experiencia encantadora, que trabaja muy bien el punto de vista de personas esquizofrénicas (de hecho, varios de ellos ayudaron en el desarrollo del juego) sumándolo a un contexto mítico y fantasioso que hacen a la experiencia mucho más manejable para otras personas.

Otras plataformas: PlayStation4, PC, Nintendo Switch.


Thronebreaker: The Witcher Tales (Xbox One)

Siempre me han gustado los juegos de cartas ya sea de manera física o en los videojuegos, a pesar de ello, más allá de divertirme bastante en las primeras horas, siempre termino abandonando estos juegos pasado un tiempo, incluso si son videojuegos con un modo historia.

Precisamente me ocurrió lo contrario con este Thronebreaker, título que funciona como una campaña standalone del juego de cartas de The Witcher: GWENT. En este viviremos la historia de la reina Meve de Lyrya y Rivia en su camino por recuperar su corona, luego de varias traiciones ligadas al imperio de Nilfgaard.

De este modo, iremos viviendo varios sucesos retratados en los libros y cuentos de la saga del Brujo de Rivia, aunque siempre contando con varias decisiones que pueden alterar de una u otra forma el curso de la historia.

El sistema de juego fuera de las partidas de Gwent funciona similar a la exploración que podría brindarnos un juego como Diablo o Torchlight, desde el mismo podremos acceder a distintas misiones principales y secundarias, encontrar tesoros, resolver puzles o enfrentarnos a batallas estándar.

La variedad está en que hay muchas partidas de cartas con reglas especiales, que deberemos resolver con determinadas estrategias e incluso con ciertas condiciones para lograr la victoria.

A nivel visual destaca bastante durante las partidas, pero también con las distintas cinemáticas que veremos para contarnos la historia principal. Mientras que en el mapa normal del juego contaremos con un estilo artístico que emula el trazo con tinta, lo que le añade un aspecto algo diferenciador.

No esta demás decir, que el guion de la aventura se encuentra muy bien escrito, cuenta con personajes muy carismáticos que nos harán enojarnos, reír y quizás llorar. A esto se suma un excelente doblaje, que en mi caso corresponde a la versión latina del juego, con una interpretación que logra plasmar muy bien las distintas personalidades de cada personaje.

Sin duda, un recomendado si te gustan los juegos de cartas, incluso si manejas poco sobre el universo de la saga. Además, en PC todavía puedes desbloquear ciertos extras para el GWENT, o como lo define el juego: su modo multijugador.

Otras plataformas: Playstation 4, PC, Nintendo Switch, iOS.


Carrion (Xbox One)

Sin duda existen una infinidad de títulos donde somos asolados y perseguidos por criaturas, monstruos, psicópatas y asesinos de todo tipo. Pero muy pocas veces los juegos se plantean la idea contraria, la de encarnar directamente a un monstruo que debe acabar con nuestros frágiles enemigos.

De esta idea tan sencilla, parte Carrion, un título donde controlaremos a un monstruo de forma y aspecto irregular que deberá escapar del complejo donde lo mantenían cautivo. Así manejaremos a esta criatura, que cuenta con habilidades como pegarse a paredes y comer a sus enemigos para ir aumentando su masa corporal.

Al ser un título que maneja ciertas ideas del metroidvania (de manera muy ligera, por cierto) contaremos con la posibilidad de ir adquiriendo nuevas habilidades y mejoras para nuestra criatura como manipular electricidad, hacer ataques más devastadores y hasta controlar a algunos enemigos.

El control resulta tan curioso como satisfactorio con un movimiento que resulta muy poco ‘‘humano’’, pero a la vez muy ‘‘natural’’. El diseño que presenta los niveles del juego casi siempre apunta a que limpiemos las habitaciones de enemigos para avanzar sin peligro resolviendo pequeños puzles, a través de una estructura con toques de laberinto, pero finalmente casi lineales.

Cuando intento explicar directamente de que va la mecánica principal de juego, tiendo a explicarlo como un símil a lo que proponen juegos como Hotline Miami o Katana Zero, pero de manera mucho más accesible, al poder soportar más de un ataque para no morir en el intento.

Por lo demás en lo visual se ve bastante bien con animaciones cuidadas y un pixel art, quizás no tan distintivo, pero que juega mucho con la iluminación y otros efectos para darle un aspecto más espectacular. En el sonido maneja bien la tensión de los momentos y distintas situaciones, aunque no cuenta con una BSO tan extensa.

De dificultad no tan exigente, presenta con uno que otro momento de corte más narrativo, pero su reto viene más, si nos planteamos conseguir el final verdadero, el cual nos pide recolectar coleccionables escondidos dentro de los distintos niveles del juego, resolviendo uno que otro combate más exigente. Ciertamente, una grata sorpresa dentro de los lanzamientos del 2020.

Otras plataformas: PC, Nintendo Switch.


NieR Automata (Xbox One)

Sin duda, hablar de NieR Automata, es hablar de un título (y saga) que ha logrado ganarse todo un nombre dentro de la industria, por contar con las suficientes peculiaridades que le dan cierta distinción dentro de su género.

El titulo se nos presenta como una especie de Action RPG, con un combate que bebe de manera muy simplificada de un hack & slash, pero que también cuenta con varios momentos de shoot ‘em up, y con mecánicas curiosas como el hackeo. Pues sí, suena algo raro descrito así, pero de verdad mezcla varios componentes de distintos géneros.

A través de una historia donde podremos realizar distintas misiones secundarias e interactuar con curiosos NPCs, iremos descubriendo lo que ocurrió con el mundo del juego original e hilando poco a poco la relación entre ambos títulos. Obviamente contaremos con varios juegos de guion, a través de distintas perspectivas y saltos temporales, gracias a la existencia de tres personajes jugables bien diferenciados entre sí.

Contando con jefes finales bastante sorprendentes, encontraremos desafíos importantes para el jugador, sobre todo al avanzar lo suficiente en la aventura. Todo ello con un control bastante pulido en el aspecto de combate, muy propio de los juegos de PlatinumGames. Contando además con una duración cercana a las 30 horas de juego, pero con una gran cantidad de finales, aunque cabe aclarar que muchos de ellos son directamente trolleadas y finales malos.

Otras plataformas: PlayStation4, PC.


Ministry of Broadcast (PC)

Cada vez es más frecuente encontrarnos con títulos con una ambientación de estilo soviética o que jueguen de alguna manera con el tema dictatorial. Pero sin duda, más curioso es toparse con un juego que mezcle estas ideas con un programa de televisión y algunos elementos de 1984. A esto le añades unas buenas dosis de humor amargo y tienes: Ministry of Broadcast.

Un juego que funciona como un plataformas cinematográfico – como Flashback o el primer Prince of Persia – donde deberemos ir superando diversas pruebas para lograr un gran premio. Aunque poco a poco nos daremos cuenta de que este supuesto programa de televisión tiene varios secretos de fondo.

Nos encontraremos así con pruebas mortales, donde la muerte está más que garantizada y necesitaremos pensar bien nuestros movimientos, así como tener una buena velocidad de reacción. Curiosamente al final del día, nos daremos cuenta como nuestros rivales de competencia se encuentran vivos y coleando, aunque siempre habrá disputas fuertes entres los participantes y los guardias/soldados del recinto, que se irán acrecentando a medida que el clímax del programa se acerca.

A nivel visual nos encontramos con un píxel art tan interesante como detallado, sobre todo en los escenarios donde es visible el esfuerzo en recrear esa iconografía de corte soviético junto con una que otra sorpresa. Todo ello adosado por buenas melodías que ambientaran bastante bien las cerca de 5 horas que puede durar el título.

Eso sí, el juego cuenta con varios finales, y uno de ellos nos exigirá encontrar todos los coleccionables escondidos del juego, lo que invita a rejugar cada nivel buscando mejor lo que nos pasamos por alto en nuestra ‘‘primera run’’.

Otras plataformas: Nintendo Switch.


The Outer Worlds (Xbox One)

Uno de los títulos de los que más ansias tenía por probar, y uno de los primeros que jugué este año. Y es que uno de mis juegos favoritos es Fallout: New Vegas, por lo que ver esta secuela espiritual trabajada por Obsidian siempre se encontró en mi campo de interés, y esta propuesta no me defraudo para nada.

Cabe decir que es un juego mucho más contenido en duración y posibilidades – tendremos varios pequeños mundos o mapas, en contraposición a un gran mundo conectado -, cosa que se entiende al ser una marca propia y publicada casi de manera independiente, al ser un producto desarrollado antes de la compra de Microsoft. Pero más allá de estos detalles que rondan al juego, toca hablar realmente del mismo.

El titulo se juega como cualquier Fallout, aunque se siente ese sello de Obsidian por dar con una excelente construcción de mundo y personajes, a través de un guion muy bien escrito