Análisis: Metroid Samus Returns (3DS)

Metroid: Samus Returns es un videojuego desarrollado por Mercury Steam en colaboración con Nintendo EPD, y publicado por Nintendo para la Nintendo 3DS. El juego tuvo su lanzamiento a nivel mundial el 15 de septiembre de 2017. El juego se enmarca dentro del género de la acción aventura de scroll lateral. Manteniendo las señas de identidad de la saga como el uso de zonas interconectadas entre si con un importante componente de backtracking.


El ”Retorno” de Samus

Luego de más de 13 años nos encontramos con una ‘‘nueva entrega’’ de Metroid en dos dimensiones, dado que, en realidad se trata de un remake de la segunda entrega de la franquicia la cual salió hace el año 1991 en la Game Boy. Para los fanáticos los sentimientos pueden ser encontrados, más cuando el desarrollo del título ha sido externo, por ello vamos a ver a fondo que nos presenta este juego.

El argumento del juego se sitúa un tiempo indeterminado después de los sucesos de Metroid Prime: Federation Force (Next Level Games, 2016). Donde la Federación Galáctica decide poner fin a la existencia de los Metroid debido al peligro que representan. De este modo, la Federación decide enviar un equipo al planeta SR388 para eliminar a los Metroid residentes en el lugar. Lamentablemente luego de un tiempo la comunicación con el equipo se pierde. Debido a esto, la Federación decide enviar a la cazarrecompensas Samus Aran para exterminar a los Metroid y averiguar que sucedió con el primer equipo enviado.

Como se puede apreciar el argumento es prácticamente el mismo de la entrega original, sólo que esta vez se agregan ciertos detalles como considerar los acontecimientos de la saga Prime en general, y hacer hincapié en que un grupo de la Federación estuvo presente en el planeta antes que Samus.

Viejas formas, nuevas maneras

Jugablemente nos encontramos ante un título que respetaba bastante la esencia de los juegos de la línea más clásica de la saga Metroid. De este modo, nos encontramos con una jugabilidad que fomenta la exploración de distintas áreas interconectadas entre sí, las cuales se encuentran plagadas de enemigos no existiendo ningún personaje NPC con el que interactuemos. Por lo mismo deberemos guardar bastante cuidado, puesto que, contamos con una barra de energía pequeña en un comienzo, donde algunos enemigos al matarnos nos otorgan algunos puntos para curarnos, aunque el daño que nos provocan es mucho más grande que la energía que recuperamos.

De este modo, el juego nos invita a sobrevivir bajo una atmosfera de soledad en un planeta plagado de peligros, donde el resolver una habitación no garantiza necesariamente un avance. Debido a que hay muchas zonas y rutas que en un comienzo no serán accesibles hasta que encontremos el equipo necesario para ello. Por ello, existe un fuerte componente de backtracking en el juego, al revisitar ciertas zonas del juego para obtener algunas mejoras.

Cabe señalar que en el caso de este juego (y debido a cierta lógica argumental que propone el mismo) esta sensación de interconexión no es tan profunda, ni el backtracking entre áreas es tan extenso, debido a que el recorrido de estás se vuelve más bien lineal. Debido a que una de las mecánicas que propone el juego es ir desbloqueando áreas más profundas al eliminar a una cierta cantidad de Metroids.

Precisamente en esta línea es que el juego posee muchos combates importantes donde la acción predomina, principalmente con los Metroids (y sus distintas etapas evolutivas), además de los demás jefes del juego.  Esto otorga un componente de acción mucho más activo que se aprecia en nuestra protagonista, aunque en un comienzo seremos bastante frágiles a medida que avancemos en la aventura nos volveremos en una máquina casi intocable al estar con nuestras facultades completas.

Cabe mencionar que este enfoque con más acción se encuentra bien implementado a nivel jugable dentro de la aventura, pero aquí también nos encontramos con uno de los problemas importantes del juego, que es nada más ni nada menos que el control. El movimiento se utiliza principalmente con el botón deslizante de la 3DS, el cual funciona bien en momentos de la aventura, pero al momento de necesitar cierta precisión en combates exigentes puede dar ciertos problemas.

Esto también sucede porque en estos combates deberemos mezclar habilidades básicas como disparar con el botón Y, mientras esquivamos saltando con el botón A, apuntamos de manera precisa con el botón L y debemos mantener el botón R para lanzar misiles. E incluso estar preparados para usar una de las novedades de este ataque, que es el parry que podemos realizar con el botón X. El cual nos permite contratacar si lo pulsamos de manera puntual durante el ataque de un enemigo.

Particularmente en el modelo antiguo de la consola (Old3DS), el control puede cansar bastante durante estas situaciones debido a que mantenerse utilizando todos estos botones en un hardware tan pequeño, no resulta del todo ergonómico.

Más allá de estos problemas, la nueva agilidad y adaptabilidad que posee Samus hacen al juego muy fluido en todo momento, lo que luce muy bien para nuestra cazarrecompensas. Se les transfiere al jugador esa sensación de contar con un personaje experimentado en un planeta desolado conde criaturas y los mismos peligros del ambiente buscan acabar con nosotros.

A lo largo de los escenarios deberemos perfeccionar nuestros reflejos para el combate, pero también nuestras habilidades plataformeras para esquivar peligros como lava, espinas, acido u terrenos que se desvanecen al primer contacto. Pero también nos encontraremos con algunos pequeños puzles que deberemos resolver, como activar ciertos mecanismos, destruir un bloque desde una dirección y correr para atravesarla antes de que se regenere, entre muchos otros.

Como mencione, el componente de revisitar viejas zonas en esta entrega tiene más bien una idea de obtener las distintas ampliaciones para las armas que utilizaremos en el juego como lo son los misiles, los supermisiles o las bombas de energía. Puesto que al igual que la energía comenzaremos con una cantidad limitada de esta, que podrá ser mejorada a través de ampliaciones que podremos encontrar durante nuestra aventura.

Precisamente la búsqueda de algunas de estas ampliaciones, corresponden a puzles un tanto más complejos que los del resto del juego, debido a que nos piden que utilicemos algunas de nuestras habilidades al máximo o con lógicas algo distintas al del resto de la aventura.

En cuanto a las mejoras que obtendremos con Samus, serán muy variadas e irán cambiando bastante nuestra dinámica de juego. Entre estas mejoras encontraremos algunas clásicas como la morfoesfera que sirve para atravesar espacios pequeños, el rayo de hielo para congelar enemigos o las botas de salto alto para alcanzar distancias más altas.

Esto modifica bastante la manera en que enfrentamos la acción, por ejemplo, llegados a un punto obtendremos un ataque que atraviesa paredes para atacar a los enemigos o incluso el conseguir una mejora que hace que mientras giramos en saltos provoquemos un daño que elimina a la mayoría de enemigos.

También el juego posee una novedad bastante interesante, la cual consiste en una nueva barra que utiliza una energía conocida como Aeion, la cual desprenden los enemigos al derrotarlos. Esta energía nos dota de cuatro habilidades que iremos desbloqueando a lo largo de nuestra aventura, como la posibilidad de identificar bloques ocultos que puedan ser destruidos, utilizarla para defendernos a través de una capa de energía, o acelerar la potencia de nuestros disparos, entre otras habilidades.

Una aventura a través de un mundo hostil

La dificultad del juego se encuentra muy bien medida, siendo bastante exigente si avanzamos por el mismo a la ligera, debido a que hay que memorizar los patrones de ataque de los enemigos y tomar mucho ojo con los peligros que haya en el entorno. Además, el hecho de que nuestra vida no sea tan fácil de recuperar hace que debamos cuidar muy bien los recursos que poseemos.

En el mismo sentido, las estaciones de guardado no son tan abundantes entre sí, y a diferencia de otros juegos guardar en estas no implica recuperar nuestra vida, misiles ni Aeion. Aunque al igual que en el juego original, existen ciertas estaciones para recuperar vida y municiones, las cuales no son abundantes tampoco.

Las batallas con los jefes son parte importante del juego, más allá de los combates contra las etapas de los Metroid, se encuentran algunos jefes especiales e incluso algunos nuevos con respecto al título original, que nos exigirán bastante y darán sentido a la gran cantidad de mejoras Samus ira recolectando a lo largo de su aventura. Todas estas batallas poseen una buena dificultad, mantiene la idea de que si perdemos es por culpa de algún error al momento de esquivar un ataque (o por culpa del control).

La duración del juego es algo más extensa que la de otros títulos, además varia bastante con respecto a las habilidades que tenga el jugador, y el porcentaje en que completemos el juego. Así el promedio va entre las 8 y las 10 horas, en mi caso conseguí el 100% con 13 horas de juego.

Luego de completar el juego tendremos la posibilidad de desbloquear el modo de dificultad difícil, donde recibimos más daño y los enemigos resisten más. También en una decisión un tanto discutible, podremos desbloquear el modo Fusion a través del uso del amiibo específico que venía con la edición coleccionista del juego. El cual corresponde al modo de juego más difícil, dado que, la armadura fusión es mucho más débil que la original.

Entre otros extras a desbloquear nos encontramos con una galería de imágenes que nos cuestan la historia de los Chozo en el planeta, historia que ha sido bastante críptica a lo largo de la saga, pero que posee mucha riqueza para el lore de la misma.

La reimaginación de un clásico

Gráficamente el juego luce muy bien, luciendo texturas detalladas y modelados bastantes nítidos para la consola, al utilizar un filtro ligeramente cel shading. A pesar de mantener una tasa de 30 fps que en la mayoría de momentos se mantiene estable, con solo algunos momentos puntuales donde se aprecia una bajada debido a una carga que le exige a la consola.

Los personajes se encuentran muy bien animados y recreados con respecto a sus sprites originales, poseen un buen número de animaciones, a pesar de que la mayoría se concentra en Samus y los principales jefes del juego. Todo reacciona bastante bien en el ambiente y se nota que se explota bastante bien el hardware de la consola.

Donde principalmente se nota una evolución enorme, es en los escenarios que poseen un acabado impresionante a nivel artístico y gráfico, con muchas capas más de profundidad y una nueva estética que diferencia mucho mejor las zonas. Nos encontramos con zonas que muestran vestigios de una antigua civilización, zonas de carácter más selvático, de carácter futurista y algunos compases con agua y lava que lucen muy bien en general.

El juego también cuenta con varias cinemáticas realizadas con el motor del juego, donde oportunamente no se agregan secuencias QTE, y no intervienen demasiado en la jugabilidad del título. También cuenta con gráficas de transiciones que pueden un estilo algo retro, por la fluidez de la imagen, principalmente las secuencias de ascensor.

El HUD del juego es bastante útil, aunque puede ser algo engorroso el cambiar de armas con la pantalla táctil en combates tan exigentes, aunque también funciona bastante bien el poder ver el mapa sin tener que profundizar ni salirse de la acción en sí.

Los sonidos de la soledad en el espacio

A nivel sonoro, nos encontramos contra una propuesta muy en la línea de la franquicia, tenía la idea de que quizás la banda sonora recaería en un español, pero finalmente el encargado fue Daisuke Matsuoka (Tomodachi Life, Super Smash Bros. For 3DS/Wii U, Nintendo 3DS Guide: Louvre). Quien se encargó de realizar los arreglos para la mayoría de las melodías clásicas del juego, aunque también aporto con composiciones originales para la misma.

A nivel de efectos sonoros, nos encontramos con un excelente trabajo especialmente porque los gritos de enemigos como los Metroids, tienen implicaciones jugables. También por el hecho de transmitir toda la atmosfera que lleva consigo el tener el traje de Samus, especialmente al correr por los pasillos, utilizar sus armas o escuchar la explosión de nuestras bombas.

El Veredicto de la Federación

En resumen, nos encontramos frente a una excelente puesta al día de un título clásico y una confirmación de la calidad que pueden atesorar las aventuras clásicas de la saga Metroid, a pesar de ello cabe señalar que también es uno de los juegos más lineales dentro de esta franquicia, por lo que no termina de demostrar todo su potencial.

Jugablemente es muy divertido, variado y exigente en varios momentos del juego, aunque el control a veces vuelve más difícil el juego de lo que en verdad es. A nivel técnico se desmarca como uno de los buenos títulos que posee la consola y que explota muy bien sus capacidades en varios momentos, aunque se siente que se podría haber hecho un trabajo aún mayor. La música tiene bastantes temas icónicos que se quedaran en nuestra memoria. Todo esto en un viaje que puede tomarnos alrededor de ocho horas e incluso mucho más.

Lo mejor:

  • Un juego exigente, desafiante con una jugabilidad muy bien implementada.
  • Una duración mucho más amplia que la mayoría de las entregas clásicas.
  • Técnicamente es muy vistoso y se escucha muy bien.

Lo peor:

  • Las mejoras Aeion pueden hacer un tanto sencillo bastantes pasajes del juego.
  • El control es muy poco ergonómico para acciones que son cruciales en la mecánica del título.

Nota: 8,8

Espero que les haya gustado este análisis y dentro de poco analizaremos más títulos dentro del género.

Zhols

Estudiante de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales. Amante de los videojuegos y los cómics. Vive en el sur de Chile.

  • He leído demasiadas opiniones sobre este Metroid y no acabo de saber si es buen juego o no. A ti parece que te ha gustado bastante y siempre me fío de tu criterio, pero no sé, no sé… Sigo teniendo dudas.

    • Digamos mi experiencia con los Metroid es la siguiente el II, el Fusion, el Zero Mission y he comenzado el Super Metroid. Claramente no es mejor al Fusion, por las limitaciones de la entrega original, que se trasladan a la jugabilidad como mencione. Pero si funciona bien al igual que el Zero Mission, por otro lado, se nota que existe una importante supervisión de Nintendo, así que es muy superior a Mirror of Fate. Y bueno me gusto lo bastante como para terminarlo en menos de una semana, y poco objetivamente, algunos de sus compases me hicieron gritar de emoción jaja.

      Saludos! Gracias por comentar.

      PD: Interesante que confíes en mi criterio jaja.