Análisis: Blaster Master Zero (3DS)

Blaster Master Zero es videojuego desarrollado y publicado por Inti Creates para la Nintendo 3DS y Nintendo Switch, siendo publicado el 3 de marzo de 2017 en Japón y el 9 de marzo del mismo año en el resto del mundo. El juego es un remake del título de Sunsoft, Blaster Master (1988) publicado para NES/Famicom. El juego se enmarca en el género de la acción y los metroidvania, este último presente durante el mapa general de los niveles, y con un sistema de juego más arcade y de vista cenital dentro de los ‘‘calabozos’’.

Un cliché, para conocer a un tanque con nombre

El argumento se ambienta en una versión del planeta Tierra que producto de las guerras y desastres ambientales fue sumido en una larga edad del hielo, donde los seres vivos se vieron arrastrados a vivir dentro de cavernas subterráneas. Esto duro hasta que un misterioso cometa impacto en el planeta, restaurando los ecosistemas perdidos, permitiendo que la humanidad volviera a poblar la superficie.

Varios años en el futuro un joven niño genio llamado Jason Frudnick, se toma con una extraña criatura con forma de rana llamada Fred. Mientras lo investigaba, este escapa y entra por un misterioso agujero de gusano que aparece de la nada, el cual los teletransporta a las cavernas subterráneas del pasado. Aquí se encuentra con un tanque armado llamado SOPHIA III, el cual utilizara para hacer frente a los mutantes que asolan el lugar, en busca de Fred.

El argumento puede resultar un tanto cliché dentro del género de la ciencia ficción, pero cabe señalar que está basada en el argumento del juego original, la novelización realizada en los libros Worlds of Powers y la versión japonesa original (llamada Metafight). A pesar de ello, nos encontraremos con algunos giros en el guion interesantes, además de contenido inédito dentro del juego, algo así como Metroid Zero Mission (Nintendo R&D1, 2004).

Dos estilos de juego distintos, que combinan mejor de lo que parece

Jugablemente nos encontramos frente a un título que presenta dos estilos de juego bien diferenciados, el primero de ellos correspondería a un título de acción que se acerca a la saga Metroid, debido a que nos moveremos por un mundo dividió en áreas, donde algunas de estas se encuentran interconectadas. Además, inicialmente tendremos algunos partes de los mundos bloqueados, necesitando obtener ciertas habilidades y armamento para poder acceder a ellos. Así contaremos con un mapa segmentado, que descubriremos por nosotros mismos u obteniendo el mapa del área en cuestión.

Este sistema de juego funciona de dos maneras, la primera es utilizando al tanque SOPHIA III para ello, donde luchadores contra enemigos y los peligros del escenario de manera relativamente normal, sin sufrir demasiado daño al hacerlo. Pero también podremos bajarnos del tanque y utilizar a Jason, para acceder a las mazmorras y a otros lugares más estrechos por los que nuestro tanque no puede transitar.

Así la jugabilidad es la propia de un side-scrolling, tendremos secciones de plataformas, podremos movernos de manera horizontal inicialmente, con una posterior libertad en vertical. SOPHIA III, puede disparar con su cañón y utilizar algunas armas secundarias como misiles, a medida que avanza el juego obtendrá otras mejoras como disparar rayos que atraviesan paredes, pegarse a las paredes, utilizar misiles teledirigidos y aumentar su barra de salud, y la barra de energía, esta última necesaria para utilizar nuestras armas secundarias.

Por su parte, Jason también puede saltar y dispara de manera normal, en este modo no puede utilizar armas secundarias y si salta desde una plataforma muy alta morirá instantáneamente. Además, los enemigos le provocan un daño severo en este modo, por lo que deberemos ser más cautelosos al momento de activar ciertos mecanismos y acceder a las mazmorras.

Al entrar a estos lugares, la cámara pasara a una vista cenital que recuerda a los Zeldas más clásicos o a títulos como Shock Troopers (Saurus, 1997). Aquí sólo podremos manejar únicamente a Jason -aunque hoy existen DLCs, para utilizar a personajes como Gunvolt, Shantea e incluso Shovel Knight – debiendo recorrer un escenario, segmentado en áreas divididas en distintas habitaciones, que pueden variar en tamaño. Nuestro objetivo aquí será encontrar objetos, ya sea para facilitarnos nuestra aventura o para continuar con la historia.

Por esto, la mayoría de las mazmorras cuentan con un diseño plagado de enemigos, peligros ambientales como inundaciones, y distintos sistemas de seguridad, además de contar con un combate contra algún jefe (algunos opcionales), contando con una habitación para guardar antes del mismo. De modo, contrario si perdemos toda nuestra vida, regresaremos al inicio de la mazmorra y deberemos repetir el proceso, aunque también contaremos con la posibilidad de salir de la misma (sólo recomendado si es una mazmorra opcional).

Aquí podremos dispar en ocho direcciones distintas y desplazarnos de la misma manera, aunque el movimiento diagonal es algo complejo en la versión de 3DS, debido a las particulares del Circle Pad y el D-Pad de la consola. De este modo, podemos disparar normalmente para atacar a nuestros enemigos, y también contaremos con la posibilidad de utilizar granadas. Cabe señalar que el sistema de armas en este modo es un tanto particular.

Dado que, contaremos con una barra de vida y una barra para nuestra arma, esta última nos dará acceso a distintas armas, como lanzallamas, disparos penetrantes, disparos en forma de onda, metralletas, etc. Armas que desbloquearemos al ir avanzando en la aventura, principalmente a través de aumentar nuestra barra de armas.

Cuando recibimos daño, esta barra se ve reducida, pudiendo quedar en 1, esto nos afecta, puesto que, cada arma nos exige tener cierta cantidad de puntos de arma, por lo que, al tener una cantidad inferior, simplemente no podremos seleccionar tal arma y se nos asignara automáticamente el arma con el máximo valor que poseamos. Esto no quita, que, si tenemos la barra al máximo, podremos seleccionar cualquier arma que poseamos. Aunque claramente las armas que necesitan más energía son las mejores, dado que, poseen un mayor poder destructivo, requieren de menor puntería y realizan un mayor daño de área.

De este modo, Blaster Master Zero se nos presenta como un juego con mecánicas no tan complejas, pero el factor entre estos dos tipos de jugabilidad le da cierta dinamicidad. Por otra parte, como un reimaginación de un clásico, mantiene gran parte de la dificultad de la época, a pesar de no ser un juego tan difícil como muchas entregas de la saga, si exige que por lo menos estemos realmente atentos a todo lo que sucede en pantalla y a pensar las acciones que realicemos. Puesto que, de otro modo sólo terminaremos fracasando una y otra vez.

Deberemos memorizar patrones en los enemigos, conocer que arma es más efectiva para acabar con ellos y entender algunos de los puzles que intentan frenar nuestro avance a lo largo de los niveles. Como pequeñas ayudas tendremos algunas cámaras para guardar el juego como SOPHIA III o las ya mencionadas antes de los jefes de las mazmorras. No esperen encontrarse con puntos de guardado, más allá del reinicio de nivel dentro de una mazmorra.

También cabe considerar que la vida y la energía (salvo la de SOPHIA que tiende a recuperarse de a poco), se debe administrar de muy buena manera, en general, no es fácil recuperarla, encontrándose al destruir ciertos bloques destructibles en mazmorras o en habitaciones escondidas dentro de las mismas.

En general, los momentos más complicados del juego se encuentran en los combates con los jefes, tanto utilizando en los mandos de SOPHIA III como utilizando a Jason. Nos encontraremos con enemigos de gran tamaño que tiene distintos patrones de ataques, varían su velocidad o su nivel de agresividad, además pueden provocarnos un daño importante al impactarnos. Algunos son bastante imponentes y bien logrados, aunque también existe un par que parecen versiones más peligrosas de un enemigo común.

La duración del juego es bastante aceptable – considerando el origen del juego – pudiendo durarnos entre unas 4 a 8 horas en su modo de juego principal, y hasta 10 horas en el modo de juego más difícil que se desbloquea al completar el titulo por primera vez.

Una oda a lo retro, pero con más elementos modernos de lo que se espera

Gráficamente nos encontramos frente a un título que busca emular el aspecto del primer juego, es decir, gráficos pixelados con la paleta de colores propia de una NES. Esto lo realiza a la perfección, especialmente con la vista de scroll lateral, aunque a diferencia de otros títulos que buscan imitar esto 1:1, no existen las limitaciones de gráficos en pantalla, framerate y colores que poseía la NES en su tiempo.

A pesar de que estéticamente el asunto no cambia mucho en los escenarios con vista cenital, se puede apreciar cómo nos encontramos frente a un juego imposible para la NES, debido a la nitidez que poseen los sprites, el nivel de animaciones y la mayor complejidad existente en los gráficos del juego. Además, al avanzar en el juego notaremos efectos más complejos como transparencias, iluminación y hasta algunos efectos gráficos más propios de un Marvel vs Capcom (Capcom, 1998) que de un juego de la época.

Dentro de su estilo es un título bastante solvente, fluido, no presenta ningún problema gráfico y puede llegar a sorprender con el diseño de algunos jefes finales, dado que, los enemigos son bastante genéricos, además como mencione anteriormente resulta mucho más llamativo en el modo con vista cenital, que se apoya un tanto en un diseño más cercano al anime.

Precisamente en este sentido nos encontraremos con escenas que narrarán la historia, servirán de transición completamente en pixel art, al más puro estilo de lo visto en juegos como Link’s Awakening (Nintendo EAD, 1993). Aunque también contaremos con las clásicas conversaciones con retratos en algunos momentos del juego.

A nivel sonoro, el juego cuenta con una reversión de los temas del título original, añadiendo varios temas nuevos en el proceso. La banda sonora mantiene el estilo chiptune, aunque se nota una mayor complejidad en estas versiones, dado que, se aprecian nuevos instrumentos en las melodías y una mayor calidad de sonido.

En general, nos encontramos con melodías que pueden ser bastante pegadizas, derrochan mucha más energía que los temas más introspectivos e incidentales que tenían como fuente. Todo toma un tono un poco más ritmo, aunque también encontraremos melodías que aportan un toque de tensión y dramatismo al conjunto.

Las versiones y temas nuevos corrieron a cargo de tres compositores denominado III (Inti Creates Sound Division): Ippo Yamada, Aoi Takeda y Kotaro Yamada (Megaman Zero, Megaman 9), mientras que la mayoría de los temas del original fueron obra Naoki Kodaka (Albert Oddyssey 2) con ayuda de Hiroaki Sano (Dragon Knight III).

Con respecto a los efectos sonoros, no cambian prácticamente en nada con lo visto en la entrega para NES, pero cumplen muy bien, especialmente al momento de disparar, realizar explosiones o durante las caídas.

Por cierto, el juego se encuentra correctamente traducido al español.

Ahora teniendo en conocimiento todos estos aspectos ¿Se puede considerar a Blaster Master Zero como un título divertido?

Yo diría que si, a pesar de ser una revisión de un título de hace bastante tiempo, se siente muy directo de jugar, no tan excesivamente difícil y bastante dinámico. Es más, se trata de una fórmula que ha sido poco explotada por otros juegos y teniendo ciertas variaciones dentro de la misma saga. Precisamente en el contexto actual los juegos indie han hecho que estos juegos no sean nada extraños para el público actual. Es un juego que no tomara más de 10 horas completar, presenta ciertos retos, cuenta con buena música y los gráficos son más de lo que parecen en un comienzo. Su único fallo es ser demasiado conservador con algunos elementos, aun considerando que es todo un homenaje a la entrega que lo inicio todo.

¿A quién recomendaría este juego? Amantes de lo retro, jugadores del original, fanáticos de la acción más arcade.

¿Quiénes deberían darle una oportunidad? Jugadores que gusten de la ciencia ficción, el plataformeo y la acción.

¿Quién no debería jugarlo? Personas que no soporten los gráficos de NES y necesiten de guardado automático.

Nota: 7,8.

Anotaciones: Se echa en falta que la versión de 3DS no cuente con modo cooperativo como la Switch, los DLC’s modifican un poco la jugabilidad, pero no son para nada necesarios, sería bueno que el título llegara a más consolas o a Steam.

Zhols

Estudiante de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales. Amante de los videojuegos y los cómics. Vive en el sur de Chile.