Euphoria

In Reseña/Comentario by chato0 Comments

Queridos compañeros blogueros, Octubre se acaba y también el Halloween de Zona Delta, el cual me alegra decir que ha sido un rotundo éxito. Hemos compartido nuestra apreciación por el género de terror y todos sus sucedáneos macabros y nos hemos llevado algunas anécdotas por el camino. No podría estar más contento, y como organizador del evento quisiera aportar a la locura compartiendo con vosotros una obra que me ha confundido y fascinado a partes iguales.

Damas y caballeros, bienvenidos a la reseña de Euphoria, la VN hentai que no he podido sacar de mi cabeza estos últimos días.

“Espera un momento Chato… ¿Una VN hentai? ¡Eso no suena muy digno de Halloween!”

Oh boy, a ver cómo explico esto… El hentai busca venderse en base puro valor visual (por decirlo de alguna forma), pero muchas las obras del género tienen además una historia. Algunas son simplemente una forma de conectar una escena con otra tirando de clichés, pero hay otras que tienen verdaderas aspiraciones dramáticas y a veces estas consisten en explorar temas oscuros o, simplemente, degenerados. Algunas pueden llegar a estar muy bien escritas y consiguen dejar una gran impresión en el lector, como es el caso de Saya no Uta (escrita por el gran Gen Urobuchi, os la recomiendo muy encarecidamente), y luego hay otras que directamente solo buscan confundir al lector y llevarlo a escenarios extremos con una carga moral perturbante because hentai.

Euphoria está en algún punto entre esas dos categorías, lo cual me confunde aún más.

Empecé Euphoria a recomendación de una amiga con el propósito de saber hasta qué punto la cosa degeneraba y hacer bromas al respecto. Esperaba lo absoluto peor teniendo en cuenta que ya conocía el juego debido a la fama que tiene dentro del círculo hentai, pero entre escena porno y escena porno alguien decidió escribir una historia de verdad.

La premisa de Euphoria es simple: el protagonista, Keisuke, se despierta junto a otras chicas de su instituto en un lugar desconocido donde son forzados a participar en una serie de pruebas para salir al exterior y escapar. Las pruebas van variando, pero TODAS son de contenido sexual. No participar implica la muerte de todo el grupo, así que todos deben ser partícipes si quieren sobrevivir y dejar que el protagonista, sin ninguna opción, viole a alguien.

Euphoria es comúnmente comparada con Saw, y aunque Euphoria no llegue a momentos de mutilación corporal y sucedáneos ni de lejos, sí que es un escenario de pura fantasía sexual depravada donde el protagonista hace cosas moralmente horribles que nunca podría hacer en la vida cotidiana gracias a que está siendo obligado a ello y lo hace para el bien de todo el grupo. ¿Pero donde acaba la necesidad de seguir el juego y dónde empieza el puro sadismo?

Teniendo en cuenta esto, esperaba que el juego fuera de excepcional mal gusto o muy extremo, especialmente después de un prólogo que apunta MUY alto, pero por suerte (o desgracia, dependiendo de dónde estés en el espectro de la degeneración) visualmente no es una experiencia demasiado chocante. Las pruebas en teoría se vuelven cada vez más fuertes, pero también hay una gran porción que son prácticas sexuales bastante estándar y lo que las hace incómodas de ver son las circunstancias más que otra cosa.

De hecho creo que lo más desagradable de todo el viaje es justamente el protagonista. Kei-chan es un poco imbécil, le encanta recrearse describiendo sus encuentros sexuales, en ocasiones no tiene ningún respeto por sus compañeras y lleva las cosas demasiado lejos… y no ayuda el hecho de que los autores tienen una fascinación con la cantidad de esmegma que tiene. Tío, lávate ahí abajo, no es tan difícil. Habrá algún punto en el juego en que el tio se habrá duchado almenos un par de veces, le habrán hecho sexo oral, y aún así tiene suficientes reservas como para acabar con el hambre en el mundo.

Yo soy una persona con la mente abierta. ¿Tener la regla y que coincida con un encuentro sexual? No es lo óptimo, pero es natural, no se puede evitar. ¿Heces y pis? Mira, no me va ese rollo, pero whatever, supongo que hay gente que le gusta. ¿Esmegma? POR FAVOR, LÁVATE. ES HIGIENE BÁSICA.

Esto derivó en el meme de “a Keisuke se le ha colado esmegma en el cerebro” y eso define perfectamente mis sentimientos respecto al personaje. El juego desarrolla su situación y como le afecta psicológicamente, pero al final del día esta sigue siendo una VN hentai y no es como Saya no Uta que es una historia que tiene elementos eróticos que van y vienen y el personaje está caracterizado como alguien mentalmente perdido, nono, aquí el elemento erótico es el centro de la obra, su atractivo comercial, y el protagonista a pesar de todo sigue siendo alguien con un sentido de la moral, lo cual lleva a evidentes contradicciones bastante comunes en el medio eroge… pero aun y con estas el juego y su historia no ha parado de fascinarme.

Euphoria es una VN donde para sacar el mayor esmegma provecho a la historia tienes que escoger en una ruta la misma chica para cada una de las pruebas sexuales. “Si escojes la misma persona, algo asombroso ocurrirá”, el propio juego ya te insinúa que ese es el método para sacar los diferentes finales verdaderos y conocer más a los personajes de las chicas.

El orden óptimo según el propio traductor de MangaGamer es hacer primero la ruta de Rika/Natsuki, y luego Rinne → Nemu → Kanae. Las primeras dos son las menos interesantes con diferencia, ya que son las que menos relevancia dramática tienen, son puro relleno. Natsuki en general es una ruta muy normie teniendo en cuenta el tono general del juego, y la de Rika… es desagradable con alevosía, en serio, que le &%$@# a esa ruta.

Ahora bien, ¿las demás rutas? Aún y con sus altibajos, es una grandísima recta final.

Euphoria es una obra eroge y, como tal, un gran porcentaje del juego es puro porno de Keisuke “El niño esmegma” descubriendo que mágicamente es un Albert Einstein del sexo. Es puro hentai shenanigan, pero cuando el juego decide enseñarte algo de la trama que rodea a este espectáculo de degeneración… muchas preguntas empiezan a suscitar en el jugador. ¿Cómo han llegado los personajes a este lugar? ¿Cuál es el motivo de estas pruebas? ¿Por qué pasan cosas raras de repente? ¿Por qué la historia parece estar bien escrita?

Euphoria ha venido a confundir al jugador en más formas de las que uno piensa. No es una obra hentai rarita sin más, se nota que quienquiera que ha escrito esto sabe cómo contar una historia a pesar de querer restregarte por la cara ESMEGMA, ESTÁ POR TODAS PARTES, POR FAVOR, QUE ALGUIEN LLAME A LA POLICIA. ¿Acaso en un giro de acontecimientos que ni Kojima podría inventarse esa era la intención desde un principio? ¿Es el porno tan barriobajero para que te pongas en un estado mental concreto de shock, luego desensibilización porque ya nada te sorprende, para luego darte en toda la cara de nuevo? ¿Está ligado esto con las temáticas que trata el juego?

¿Por qué diablos considero que este es un muy buen ejemplo de storytelling digno de tener en cuenta?

Mi mente es un lío ahora mismo. Probablemente al mismo nivel que Keisuke al verse trasladado a un sitio completamente desconocido para luego salir de ahí y no entender nada de lo que ha pasado. ¿Me ha gustado mucho Euphoria? Se siente raro escribir eso. En una película u obra tradicional donde hay ciertas puertas que nadie se atreve a abrir porque es una obra y debemos comercializarla de algún modo y sacar dinero, una obra hentai puede reventar esas puertas a mazazos, entrar y luego mearse en la cara del jugador, y mientras en otra VN la reacción natural del lector es “Me voy, estos japoneses están jugando con mi buena fe y sentido de la moral para venderme su porno”, Euphoria hace que no te vayas y te quedes… ¿por la historia? No me lo creo ni yo, pero es cierto.

Obviamente si exponemos la obra a estándares más normativos de lo que debe ser una obra dramática, hay puntos de Euphoria que son demasiado bajos como para considerarla bien escrita, pero los puntos altos considero que no se deben ignorar y… ¿Por qué estoy pensando en estándares? ¡Estoy hablando de Euphoria por el amor de Dios! ¡Cualquier atisbo de profesionalidad lo he perdido en el momento que empecé a escribir!

Hay varios momentos en Euphoria en los que estaré viendo una escena supuestamente erótica pero hecha con tan mal gusto a posta que me preguntaré si es que los escritores están tan idos de la cabeza como deja entender el juego o son secretamente unos genios que me están trolleando. Euphoria está diseñado para arrastrarte fuera de tu zona de comfort y tirarte a un callejón con un montón de jeringas usadas por el suelo. Da igual que haya elementos dramáticos que no acaben de ligar, porque saldrás confundido de una forma u otra sí o sí, y en última instancia esa siempre es su intención.

A pesar de no ser una obra dramática que podríamos llamar “seria” o “normativa”, Euphoria ha excedido mis expectaciones. Hizo que sintiera emociones tanto positivas como negativas, me hizo reir debido a la estupidez propia de una obra eroge y me dejó con la boca abierta con sus momentos de pura genialidad, y aun y tener que acabar viendo solo por encima algunas escenas, siempre estaba intrigado por qué ocurriría cuando el juego volviera a la trama. Ya me gustaría que todas las obras de importancia artística me dejaran esta clase de impresiones tan dispares y aparentemente contradictorias. Al final del día, no son las obras objetivamente buenas las que permanecerán en nuestra memoria, sino aquellas que no nos han dejado indiferentes. Euphoria, desde el minuto uno, no me ha dejado indiferente, todo lo contrario, y eso lo valoro mucho.

No recomiendo a la brava el juego teniendo en cuenta que tiene escenas un tanto degeneradas que están destinadas a levantar muchas banderas rojas, pero si tienes el estómago y estás en el ánimo de meterte en una madriguera que te atrape hasta el punto en que no sepas qué pensar, Euphoria cumple eso y más.