Sobre la fama en YouTube y en Internet

AwenjaviOpinión

Pues resulta que estaba yo ayer perdiendo el tiempo en Internet un ratillo para descansar de tanto estudio. De repente, veo una extraña mención en Twitter de unos chavales llamados Sandía con chocolate: Me extraña mucho esta mención, pero decido ver el vídeo. Un tráiler de un futuro cortometraje llamado Masquerade, que huele a versión casera y cutre de V de Vendetta que echa para atrás. Pero eso es lo de menos. Lo que más me impresiona es la forma tan bestia y descarada con la que unos chicos a los que no conozco de nada (ni ellos a mí) me han spameado su vídeo.

Lejos de no darle importancia y callarme, les pregunto que a qué viene ese spam tan gratuito. Ellos dicen que «a que no tenemos dinero para pagar anuncios que son tan bien vistos». Entonces, les respondo que las cosas no se hacen así, mencionando a gente que no conoces para que vea tus vídeos, que la fama hay que ganársela.

Es en ese momento cuando me escriben un tweet bastante patético, un tweet que me ha hecho reflexionar (ah, ¿pero yo hago eso?) y por el cual estoy escribiendo esta entrada:

 Este tweet no sería tan gracioso y tan patético si no fuese por un «pequeño» detalle. Los muchachos estos tienen nada más y nada menos que 1304 suscriptores. ¡1304 suscriptores! ¡1304 personas que les siguen y a las que les gusta su trabajo! Y, aún así, tienen la cara de decir que no son conocidos. ¿Qué cojones quieren estos capullos? ¿Hacer unos cuantos vídeos en YouTube y ser de repente los nuevos polinada haciendo la mierda?

A los Sandía con Chocolate estos… que no les da… ¡QUE NO LES DA!

Pero claro, estos tienen que ir mendigando visitas por ahí, porque se lo merecen. Hacen un tráiler de una especie de V de Vendetta y piensan que su cortometraje va a ser la hostia, que se merecen toda la fama del mundo y que tiene que verlo to quisqui. Primero, preocupaos de hacer contenido de calidad y, si realmente es bueno lo que hacéis, la fama os llegará sola mediante el boca a boca. Al fin y al cabo, ya tienen más de un millar de suscriptores.

He puesto el ejemplo concreto de estos chicos porque son ellos los que me han mencionado por twitter, pero como ellos, hay muchos más por YouTube y por Internet en general. Gente que cree tener talento (ojo, lo mismo realmente lo tienen, hay de todo) y que les preocupa más ser famosos y darse a conocer que hacer lo que les gusta y superarse a sí mismos.

 Gente que tiene el ego tan subido y tan poco respeto a sus suscriptores, que 1300 personas interesadas en sus vídeos las consideran pocas, y tienen la necesidad de spamear sus vídeos por twitter a gente que no conocen. He cotilleado su cuenta y han mencionado a mucha más gente poniendo «TENEMOS QUE LLEGAR A LA GENTE! RT!». No sé a vosotros, pero a mí eso me suena a «SOMOS LA HOSTIA, ESTE VÍDEO TIENE QUE VERLO TODO EL MUNDO PORQUE ES UNA PUTA OBRA MAESTRA». Y la verdad, una versión cutre de V de Vendetta está bien para que la vean unos cuantos colegas de tu pueblo, pero dudo que vaya a ser tan buena como estos idiotas creen.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Esta clase de gente se merece una hostia con la mano abierta? ¿O más bien dos? ¡Muchas gracias por pasaros por aquí y no olvidéis comentar!

AwenjaviSobre la fama en YouTube y en Internet