Crónica de Barcelona Games World

Anti arcade, Barcelona, Barcelona Games World, microsoft, Nintendo, playstation, retrobarcelona, retroscroll, Sony, xbox

Barcelona Games World se ha estrenado este año en la capital catalana con un evento a lo grande: pabellones a rebosar, competiciones, muchos juegos, invitados de lujo… Y allí estaba yo el sábado para ser testigo de todo ello. ¿Os cuento cómo fue?



Como viene siendo costumbre en este tipo de citas, la cola para entrar superaba fácilmente las dos horas; suerte que íbamos en grupo y la compañía ameniza la espera. A toda prisa logramos entrar a tiempo en el recinto para el torneo de Puzzle Bubble de PixelsMansion, con participantes y organizadores muy majos dispuestos a echarnos de la competición a la primera eliminatoria, que es lo máximo que aguantamos antes de ser derrotados todos. ¡Eso sí, nos dieron una figura-dibujo-cosa de Mario en plan pixelado bidimensional la mar de chulo! Además, así lo primero que vimos fue toda la zona retro, un piso entero de MSX, recreativas y clasicazos… Pero a esto volveremos luego.

Leer más.

Marvelous: Mouhitotsu no Takarajima

Isaac Lez aventura, Marvelous: Mouhitotsu no Takarajima, Nintendo, Nintendo R&D2, Rol, Super Nintendo

Marvelous: Mouhitotsu no Takarajima es un juego programado por Nintendo R&D2 y publicado y distribuido por Nintendo para Super Nintendo, saliendo en exclusiva para Japón el 26 de octubre de 1996, aunque afortunadamente hay una traducción al ingles hecha por fans. Nos encontramos ante una aventura de acción muy del estilo de Legend of Zelda: A Link to the Past, pero con sus propias características que lo hacen muy original.

Más información »

SC72MFZEDV43

Análisis: Tokyo Mirage Sessions #FE

adx94 análisis, atlus, avex group, Fire Emblem, idol, jack frost, jrpg, Nintendo, persona, shin megami tensei, social links, tokyo mirage sessions, tsubasa, turnos, wii u

A estas alturas es imposible negar la situación de Wii U en el mercado. Con aproximadamente 13 millones de unidades vendidas desde el momento de su lanzamiento, el sistema de sobremesa de Nintendo no ha sido exactamente lo que esperaban en Kyoto, y, por ello, sus esfuerzos se han visto desplazados. Los últimos años de […]

Visión Friki Podcast 2×28 – Stranger Things, Frío como el acero & Suckerpunch (FINAL DE TEMPORADA)

@vision_friki Años Ochenta, apps, Frío como el acero, Gwenpool, moviles, netflix, Nintendo, Pikachu, podcast, Pokémon, Pokemon Go, SDCC2016, series, Smartphones, Stone Cold, Stranger Things, Sucker Punch, Wynona Rider, Zack Snyder, Zubat

Último programa de la segunda temporada con Stranger Things, Frío como el acero, Pokemon Go, la SDDC 2016 & Sucker Punch, entre otros desvaríos.

Opinión: La innovación del continuísmo

Pere Sbert Nintendo, Opinión, Videojuegos, Zelda


De un tiempo a esta parte se ha venido hablando mucho sobre la necesidad de Nintendo de reformular su segunda serie más emblemática: The Legend of Zelda. Parece ser que por lo que se vio en el reciente E3, el venidero TLOZ: Breath of the Wild evolucionará la franquicia hasta nuevas cotas, acercándola un poco a los RPG occidentales, pero sin perder ese toque Nintendo, esa magia que tanto caracteriza todo lo que hace la compañía nipona.

Sea como fuere, lo que es innegable es que las últimas entrega de la saga (salvo honrosas excepciones) han adolecido del mismo problema: no han sabido (o no han querido) apartarse de la alargadísima sombra que proyecta Ocarina of Time en lo que a mecánicas y base jugable se refiere.

El principal problema es que el planteamiento más básico de un Zelda, esa aventura en el sentido más puro de la palabra, que ofrecen los juegos protagonizados por Link, se está diluyendo inexorablemente causa de la repetición, una y otra vez, de las mismas fórmulas jugables.

Las mecánicas, situaciones y estructura general del juego son calcadas cambiando sólo el apartado artístico (cartoon en Wind Waker, y oscuro en Twilight Princess) y añadiendo un sólo aspecto nuevo en lo que a mecánicas se refiere (el Mascarón Rojo y Link Lobo respectivamente). Y eh ahí el error, porque si por algo no debe caracterizarse una aventura es por ser monotona y/o previsible. Una aventura requiere de la emoción del descubrir nuevas localizaciones, de la incertidumbre y el misterio de la exploración, y de sorpresas y retos a los que un jamás se haya enfrentado. Una aventura “de verdad” no puede ser una sucesión de viejas situaciones conocidas, precisamente lo que andan ofreciendo los Zelda de los últimos años.

Por suerte un Aonuma venido arriba decidió arriesgar con Skyward Sword, y a pesar de que recibió no pocas críticas (soy de os que piensan que el tiempo pondrá a este juego en el lugar que realmente merece) decidió romper con todo y convertir el mundo del juego en un enorme puzzle de envergadura sin igual. No nos engañemos, era el momento de innovar, más que nada porque la Wii era la consola “de innovar”. Sus controles por movimiento obligaban a cambiar (o almenos a adaptar) la relación del jugador con el mando, así que era una oportunidad de oro para dejar atrás ese Twilight Princess recocinado y hacer algo diferente, llevando más allá los límites de lo que ofrecía la saga en lo que a jugar se refiere.

Gustase más o menos, es indiscutible Skyward Sword es diferente a todos los Zeldas que le preceden y, además, tiene uno de los mundos más perfectos y orgánicos de la franquicia, con puzzles coherentes y conectados entre sí perfectamente integrados en su mundo, convirtiendo historia, puzzles, ambientación y entorno en un todo.
Si nos vamos a las portátiles (remakes a parte), A Link Between Worlds es todo lo contrario a Skyward Sword: es una reinvidicación, un homenaje a las viejas costumbres y las tradiciones de lo que es un buen The Legend of Zelda; es una auténtica constatación de por qué las mecánicas zelderas siguen siendo tan atractivas y actuales a pesar de que hayan transcurrido 30 años desde la primera aventura de Link.
Estamos ante todo un tributo a una generación que vivió los 16bits como ninguna otra, con el clásico planteamiento simple pero efectivo de los juegos de la época que, con total acierto, deja enseguida paso a la jugabilidad y, por ende, regala el control al propio jugador, que es quien traza verdaderamente con sus acciones el devenir de la aventura. La sensación jugando a A Link Between Worlds,  es la de volver a la época en la que los cuadros de conversaciones eran ligeros y la trama sólo cobraba protagonismo en contados momentos de la partida; la época en la que lo importante era tan sólo jugar.

Quizá sea por su apartado técnico que a pesar de estar acorde a los tiempos que corren, despide ese aroma a 16 bits que conecta directamente con nuestra vertiente más nostálgica; o puede que sea su jugabilidad tan tradicional e inmediata, con algunos añadidos como la habilidad de Link de convertirse en pintura (impresionantemente imprementado) o el alquiler de objetos. Este pequeño/gran Zelda exclusivo para 3DS es uno de los Zelda más puros a los que uno puede jugar, es como volver al pasado pero sin olvidarse del presente.

¿Y qué nos depara el futuro a los fans de Zelda? realmente no lo sé, pero soy optimista. Ahora toca el difícil momento de esperar que nos tiene preparado Breath of the Wild, y ver hasta que punto arriesgará para evolucionar una fórmula que aunque es redonda, está demasiado trillada; y lo que es más difícil, como conjuga, para unos fans que no acogen nada bien los cambios en la aventuras de Link y Zelda (basta ver la consideración que se tiene sobre Adventures of Link o el mismo Skyward Sword), innovación y continuísmo.



Mis predicciones y expectativas del E3 2016

Sergio Tur Artículos, Bethesda, E3, electronic arts, expectativas, microsoft, Nintendo, predicciones, Sony, Ubisoft, Videojuegos

En menos de una semana vuelve el E3, la feria de videojuegos más importante y, posiblemente, la más decisiva de las compañías de cara a los próximos meses. Reconozco que, al igual que muchos, aún no he superado el “triplete histórico” que presentó Sony al mundo el año pasado en el E3. Son perfectamente lícitas […]