Por qué The Talos Principle es mejor que The Witness

Suditeh Antichamber, artículo, braid, crítica, gafapasta, Indie, Opinión, simbolismo (o eso dicen), the talos principle, the witness, Videojuegos


No llegué a mencionarlo en el blog, pero uno de los primeros juegos que me pasé en 2017 fue The Talos Principle, y me pareció una auténtica maravilla. En serio. Es uno de esos juegos que no reseñé porque no sabía muy bien qué decir sobre él sin reventarlo, pero lo tengo por uno de los títulos más redondos de los últimos años, tanto por sus puzzles como por su excelente guión y trama. Entré porque buscaba un juego simple con el que matar el rato y me quedé por sus acertijos y argumento. Recomendadísimo, en serio.


La razón de que esté escribiendo esto es que hace poco pude probar The Witness, la otra gran obra del creador de Braid, y tras un par de horas de juego estoy a minutos de abandonarlo. Da igual lo mucho que intente apartar esta pregunta de mi cabeza, en cuanto intento centrarme en el puzzle de turno vuelve a aparecer con total intensidad: “¿por qué pierdo mi tiempo con esto cuando podría rejugarme Talos?

Leer más.

El potencial de contar una historia en los videojuegos: el alcance reflexivo

Zhols artículo, Opinión

Existen muchos medios de ocio, algunos son considerados arte y otros no, pero claramente el objetivo de estos es entretener, ya sea, provocándonos risas, intrigándonos o simplemente haciéndonos vivir experiencias que causen algún impacto en nosotros. Quizás no todos los productos logren esto, en realidad, la industria del entretenimiento muchas veces se torna vacía al […]

Artículo: Overwatch – 70 Horas después

adx94 2017, artículo, Artículos, battle.net, Blizzard, d.va, fps, jeff kaplan, nerf this, Opinión, Overwatch, PC

En líneas generales, nunca me he considerado lo que podría denominarse un “jugador de equipo”. Se podría incluso añadir que tampoco me ha seducido especialmente la vertiente más social y multijugador de los videojuegos. Mis experiencias en este mundillo y en otros ámbitos en cierta medida han condicionado mis gustos a la hora de jugar, […]

Filosofía, vedismo y canibalismo en Contra: Shattered Soldier

Rokuso3 artículo, canibalismo, erasmo de rotterdam, filosofía, nietzsche, Rokuso

El año 2002 fue un año de cambios en la industria del videojuego. En una época en la que Konami todavía trabajaba con mimo todos y cada uno de sus lanzamientos destaca, naturalmente, Contra: una de sus sagas más clásicas y recordadas, que sin embargo estaba por aquel entonces de capa caída. Contra: Shattered Soldier fue el último bastión del juego arcade en la recién nacida Playstation 2 en una época en la que triunfaban más las experiencias enfocadas a la historia y los vídeos. Pero Konami siempre ha sido una empresa única, que debe parte de su éxito al riquísimo universo que creaba con cada uno de sus juegos. Es así como desde KCEJ, a Nobuya Nakazato se le encargó una tremenda responsabilidad: conseguir que Contra no fuera solo el juego arcade más representativo de aquel año, sino también el que tuviera una narrativa más elaborada y un planteamiento filosófico más profundo. Sorprendentemente, lo consiguieron. 

Puede parecer increíble o surreal, pero la profundidad de este título ha sido inigualable hasta el día de hoy, y se puede percibir la influencia de su enfoque en obras posteriores como Braid, BioShock, o incluso el premiadísimo Dark Souls. Shattered Soldier nos explica dos historias: la paralela, que es la que se percibe jugando de forma normal… y la verdadera, cuyo marco narrativo está dinamizado por la propia jugabilidad y todos los elementos escondidos por el escenario. Su grandeza reside, pues, en su doble lectura: uno de los mejores juegos arcade de Playstation 2, sí. Pero también una de las mejores historias que ha visto jamás un videojuego: vedismo y canibalismo se dan la mano para formar uno de los relatos más inolvidables del mundo del videojuego.

Leer más.

Geneforge: el arte de liarla parda (Firma Invitada Zerael)

Suditeh artículo, geneforge, n64, PC, Retro, Videojuegos, violencia, zerael


Se habla con frecuencia de la relación entre violencia y videojuegos. Desde los tiempos oscuros -por suerte, cada vez más remotos- en los que una noticia sobre el mundillo equivalía a una ristra de prejuicios y acusaciones amarillistas, hasta la relativa amabilidad presente, en la que su impacto económico ha llevado a muchos periodistas intensitos a guardarse sus furiosas y coloridas invectivas.

Nos guste o no, el contenido argumental videojueguil está plagado de toda clase de violencia. Se pueden argumentar tropecientos millones de opiniones sensatas sobre este tema, pero hoy no me propongo tirar del hilo. Aunque son más de los que parecen, siguen siendo minoría los videojuegos que no recurren de forma obligatoria a algún tipo de violencia visceral. Quizá por la novedad, quizá porque el primero que me dio la posibilidad de comportarme como un pacifista impertérrito me marcó, tiendo a adentrarme en los caminos sin violencia de los videojuegos que pasan por mi pantalla. Con el tiempo, he acumulado un buen currículum de héroes y heroínas pacifistas. Hoy me gustaría hablaros de uno de los casos más desconocidos pero más memorables: el bautismo de fuego del pobre desdichado que protagoniza la primera entrega de la saga Geneforge.

Leer más.